El Cementerio de los Libros Olvidados

Llevaba tiempo con ganas de retomar este blog. Bueno, tampoco sé si puedo decir la palabra retomar, porque parece que últimamente escribo un par de entradas y no vuelvo por este rincón en meses. Así pues, diremos que últimamente tenía muchas ganas de volver a escribir alguna reseña, sobre todo porque últimamente vuelvo a estar muy unida a la lectura, me ayuda a evadirme de los problemas y me relaja. Y por ello tenía que volver con una novela especial. Y quién dice una, dice tres. 
 
Como sabéis hace poco salió a la venta El Laberinto de los Espíritus, la última parte de El Cementerio de los Libros Olvidados de Carlos Ruiz Zafón. Sin embargo, las anteriores tres novelas las leí hace muchos años, según fueron saliendo al mercado. Pensé que para leer y entender en su totalidad el último libro era necesario hacer una relectura. Y así, volví a caer hechizada por la prosa de este autor.

El juego del ángel
A pesar de la preciosa historia en la que nos sumerge La sombra del viento, este es sin duda, mi libro favorito de la saga. Es un libro oscuro, lleno de personajes atormentados. Y entre esos personajes encontramos a David Martín. ¿Puede alguien enamorarse de un personaje? Yo creo que en su día lo hice de David. Me parece un personaje fascinante, un personaje maldito, condenado y perseguido por sus propios recuerdos y tormentos. En este libro, se añaden elementos fantásticos que la convierten para mí en una joya incomprendida. A la mayoría de la gente esta historia no le gusta, y yo nunca podré entender el por qué. Para mí los personajes de este libro David, Isabella y Andreas Corelli son incluso mejores que los de La sombra del viento. A David e Isabella los veo unos personajes complejos, con sus luces y sombras. Que comenten pecados, errores, equivocaciones, y saben que tienen que vivir con la culpa de los mismos. Me parecen personajes reales, al contrario que la pureza e ingenuidad con la que luego (nuestro futuro) amigo Daniel hará acto de presencia.

Para mí una novela increíble, que ya he releído varias veces y con la que me sigo enamorando, quizá porque cada vez que la leo entiendo menos lo que ocurre en la misma.

La sombra del viento
No sé qué decir de esta novela. Tengo recuerdos de cuando la leí por primera vez. Yo aún estaba medio enganchándome al mundo de los libros. Sí amigos, por aquel entonces yo tendría unos 12 o 13 años (cómo pasa el tiempo) y todavía buscaba algo en los libros, algo que me dijera ESTAMOS AQUÍ Y VAMOS A QUEDARNOS EN TU VIDA. Y creo, sinceramente, que fue esta novela la que hizo que la lectura formara para siempre parte de mi vida (perdóname Harry Potter, que sabes que te quiero). Pero los que habéis leído esta novela, sabéis el mimo y el amor con el que hablan de los libros en sus páginas. ¿Un Cementerio de los Libros Olvidados? ¿Qué es eso? ¿Este escritor se ha vuelto loco? Pero no. Fui yo la que se volvió loca. La que tuvo que acompañar a nuestro pequeño e ingenuo Daniel por un largo y duro viaje para descubrir la verdad sobre Julián Carax, para descubrir quién era Penélope y para ver qué sería de la vida de Nuria y de Miquel. Porque al igual que Daniel, sabíamos que teníamos que descubrir un duro secreto guardado durante años. Y así nos encaminamos en un viaje, que ha durado hasta el pasado 2016 con la publicación de la última novela de la saga. Por el camino conoceríamos a otros personajes que nos dejarían una profunda huella en nuestros corazones como nuestro Gran Fermín Romero de Torres y a Beatriz (personaje con el que nunca he llegado a empatizar, también os digo).  Con esta novela me sentí un poco como Daniel, encerrada en mi cuarto, leyendo sin parar durante horas hasta terminar esta novela. Una novela, más realista que no tiene esos toques sombríos y oscuros con los que cuenta El juego del Ángel. Para mí, esta es una novela sobre una historia de amor. O sobre varias historias de amor, las pasadas, y las futuras. Una novela única y el inicio de la que sería una larga saga.

El prisionero del cielo 
Aún recuerdo cuando compré esta novela. Iba a comprarme el segundo libro de Kvtohe (El temor de un hombre sabio) cuando justo a su lado me encontré con que se había publicado una nueva novela de El Cementerio de los Libros Olvidados y yo no me había ni enterado. Así pues (Kvothe me perdona estoy segura) dejé en el estante el segundo libro de Kvothe y compré El Prisionero del cielo. Me arrepentí. Para mí es el peor libro de todos. Me dio la sensación (y la lectura de El Laberinto de los Espíritus me lo ha confirmado), de que era un libro inacabado. De que faltaban cosas. Cuando más emocionante se ponía, terminaba. No me gustó en su día, y no me ha gustado en la relectura. Pero ahora pienso que es un libro necesario para leer el último libro. No voy a hablar mucho más de esta novela, porque no tiene mucho que contar. 

El laberinto de los Espíritus
¿Y si este le dejamos para otro día?


El autor nos dice que cada libro tiene una historia con principio y fin, que se pueden leer por separado que no pasará nada. Yo no estoy del todo de acuerdo. Creo que si se leen en orden (en el que yo he puesto aquí) todo se entenderá mucho mejor cuando llegue el final. Con el cuarto libro todo encaja, es un final perfecto para tantos años de espera y de lectura. 

Inferno

Como siempre que van a estrenar una película basada en una novela, primero me surge una necesidad abrumadora de leer el libro.¿Por qué?. Porque si primero veo la película pierdo el interés por la novela, y por ello intento no ver las películas hasta que me leo los libros.

Con Dan Brown he tenido y tengo una relación de amor-odio. El código Da Vinci nunca me llegó a convencer, sin embargo ante Ángeles y Demonios caí rendida. El símbolo perdido nunca fui capaz de terminarlo. Por eso no me aventuré a leer este libro. Pensé que sería de los que no me gustan. Pero cuando vi el tráiler decidí que quería ver la película y antes que eso tenía que leer la novela.


 

En el corazón de Italia, el catedrático de simbología de Harvard Robert Langdon se ve arrastrado a un mundo terrorífico centrado en una de las obras maestras de la literatura más imperecederas y misteriosas de la historia: el Infierno de Dante.

Con este telón de fondo, Langdon se enfrenta a un adversario escalofriante y lidia con un acertijo ingenioso en un escenario de arte clásico, pasadizos secretos y ciencia futurista. Apoyándose en el oscuro poema épico de Dante, Langdon, en una carrera contrarreloj, busca respuestas y personas de confianza antes de que el mundo cambie irrevocablemente.
No me arrepiento de su lectura. De lo único de lo que me arrepiento es de no haber leído este libro tan fascinante antes. Lo primero de todo es que la temática me atrae muchísimo. Yo llevo mucho tiempo comentando con mis amigos el que, para mí, es el mayor problema de la humanidad: la superpoblación. No tenemos más que ver algún que otro documental para darnos cuenta de esto. O mejor, pasear una tarde de navidad por las calles de Madrid. Y sólo por tratar esta temática la novela me ganó.

Además, el inicio de la historia no puede ser más perfecto. Nuestro compañero de aventuras, Robert Langdon, se encuentra en un estado temporal de amnesia por lo que, al igual que le ocurre a él, no nos enteramos de nada de lo que va sucediendo, y necesitamos leer y leer más para enterarnos de qué está pasando.

Además, de verdad os lo digo, la novela me puso en una seria situación de debate moral y emocional. Por un lado, estoy en contra de la plaga, pero por otro lado, te muestran cómo está la sociedad, ves hacia donde estamos evolucionando (todo ello acompañado de gráficos reales de la OMS) y piensas que no es tan mala idea... Y simplemente por pensar eso, te sientes mala persona...

Y eso es lo que tenemos que pedir de las lecturas. Que nos hagan pensar. Que nos hagan reflexionar. Que nos hagan ver lo bueno y lo malo de todas las acciones. Que los malos tengas motivaciones (que no sea sólo, quiero acabar con la humanidad porque me apetece). Porque sí, porque el antagonista de esta novela será muy malo, intenta hacer algo horrible, pero cree en una causa, nos razonan durante las páginas por qué quiere hacer lo que va a hacer y lucha por la causa. Por una causa que él ve justa. Aunque nunca debemos olvidar que el fin no justifica los medios. Hace mucho que no leo a un malo tan organizado y creíble como el que nos propone Dan Brown. Y porque sí, la novela me ha encantado. No quiero contar más porque la estropearía, así que, venga, a leer todo el mundo.

Valoración personal: 4/5

 


Brooklyn

No conocía de la existencia de esta novela hasta que la vi estrenada en cines. Cuando vi el trailer de la película me gustó muchísimo y decidí que antes de ver la peli, quería leer el libro. Parecía una gran historia de amor, de una mujer fuerte, que dejaba su vida para embarcarse rumbo a lo desconocido para conseguir tener una vida mejor a la que aspiraba. Pero para mí, el resultado fue un libro soporífero e infumable, que a día de hoy, aún no sé ni cómo fui capaz de terminar. 




En un pequeño pueblo del sudeste de Irlanda, Ellys Lacey es una chica de familia humilde que, como tantos otros, no encuetra trabajo, de modo que, cuando se le ofrece un puesto en Norteamérica, no duda en aceptarlo. Poco a poco, Ellys se abre paso en el Brooklyn de los años cincuenta y, a despecho de la nostalgia y los rigores del exilio, encuentra incluso un primer amor y la promesa de una nueva vida. Inesperadamente, sin embargo, trágicas noticas de Irlanda le obligan a regresar y enfrentarse a todo aquello de lo que ha huido. Novela sobre la fatalidad, el exilio, el amor o la familia, Brooklyn es una historia para siempre, dueña de un poder emocional sobrecogedor. Fuente: La Casa del libro

Lo primero por lo que no me ha gustado la novela es por la protagonista. Nunca me había encontrado con un personaje tan anodino y aburrido. Entiendo que a lo mejor en aquella época las mujeres no eran la alegría de la huerta (o sí, porque sí que aparecen personajes con circunstancias similares a la de Ellys que son más felices que ella) pero es que esta mujer es la desolación hecha persona. Es la personalidad más deprimente que he leído en años. Vamos a ver, estás en otro país, como cientos de personas, entiendo la tristeza, pero luego vive tu vida. No te líes con el primer chico que aparece en tu vida solo por aburrimiento. Porque sí, esa es la sensación que me dio a mí. Yo no vi historia de amor por ningún lado. Vi a una chica que pensó, " por qué no" y ala, con él me lío aunque no le quiera. Porque no, eso no es amor. O al menos, es lo que a mí me transmitió la historia. Sé que mucho sí ven una historia de amor, pero yo veo una historia de aburrimiento.

El punto a favor que tiene la novela, es que nos describe y aprendemos sobre el tema de la inmigración y sobre las dificultades de adapatarse a una cultura diferente. Muy interesante la vuelta de la protagonista a Irlanda, donde podemos ver como después de tanto tiempo fuera, Ellis ya no siente que ese sea su hogar, donde antes encajaba perfectamente, ahora no. En su propia casa la reciben como una extranjera. Esta se convierte, por lo tanto, en la parte más interesante de la novela.

En definitiva, una buena historia que muestra los choques culturales a consecuencia de la inmigración, con un buen retrato social de la época, que si hubiera dejado de lado las tramas románticas insípidas, hubiera sido una gran novela. 

Sobra decir que al final no vi la película, ni creo que lo haga, aunque me han dicho que está mucho mejor que el libro, lo cual no lo veo nada complicado.  


Valoración personal: 2/5






Retazos de palabras #6

Vamos con otra entrada de Retazos de palabras, esta vez, el honor recae sobre La mujer del viejero en el tiempo.

Odio estar donde ella me falta, cuando ella me falta. No obstante, soy yo quien siempre se marcha, y ella no puede seguirme.(Página 7)
 ------------------------------

—Pero ¿acaso no cree que es mejor ser extremadamente feliz durante un tiempo, aunque sea breve, aunque termine por perderlo todo, que llevar una vida mediocre? —insisto yo.(Página 273)
 ------------------------------  

—Reímos, no paramos de reír; no existe la tristeza, nadie desaparecerá, ni morirá, ni se alejará: vivimos el momento presente. Nada puede alterar nuestra felicidad, ni robarnos la alegría de ese instante perfecto.(Página 275)
 ------------------------------  

—¿No desearías poder detener el tiempo? No me importaría nada eternizar este momento..(Página 503)
 ------------------------------  

Esta noche siento que mi amor por ti existe en el mundo con mayor densidad que mi propia persona: como si pudiera subsistir después de mí y rodearte, guardarte, sostenerte.(Página 568)

Mi lista de deseos

Escribo esta reseña desde la playa… Bueno, en verdad desde la terraza del hotel en el que estoy, porque hoy ha salido uno de esos días lluviosos y tormentosos, en los que encima hace un calor de mil demonios pero uno no se puede ni bañar… Pero con un tinto de verano en la mano y unas aceitunas me he dado cuenta que hace un día perfecto para escribir. Por ello, voy a empezar con la novela que he terminado apenas hace unas horas.

Llevaba mucho tiempo queriendo leer esta novela, pero no la encontraba por ningún lado, hasta que la vi en la Feria del Libro de Madrid, y decidí que sería mi lectura playera. En la playa me gusta leer comedias románticas en las que todo sale bien y te llenan de positivismo.





Brett Bohlinger tiene un buen trabajo, un amplio loft, un novio irresistible. Parecería que no puede pedirle nada más a la vida. Pero su madre muere dejando un testamento con una condición única: para recibir su herencia, Brett debe completar la lista de objetivos que ella misma había escrito en un diario íntimo cuando tenía catorce años. Brett no consigue entender la decisión de su madre. Sus ilusiones de entonces no tienen nada que ver con sus ambiciones a los treinta y cuatro años. Algunas parecen imposibles: ¿cómo puede establecer una relación con su padre, que murió siete años antes? Otros, como ser una maestra maravillosa, le exigirían cambiar toda su vida. ¿Y qué hay de tener un bebé, o tal vez dos? ¿Y de enamorarse? Pero a medida que Brett se embarca en ese desconcertante viaje en busca de sus sueños adolescentes, va dándose cuenta de que los regalos más maravillosos de la vida tal vez se encuentren en los sitios menos pensados. Una novela inspiradora y optimista sobre la necesidad de cumplir los sueños en vida «Un viaje conmovedor e inspirador». Fuente: La casa del libro


Aunque la novela comienza de una forma deprimente (el funeral de la madre de nuestra protagonista), poco a poco va girando hacia el humor. Es una novela muy positiva, que nos hace darnos cuenta de que nunca es tarde para poder cambiar el rumbo que llevan nuestras vidas. Que es mejor pararnos a pensar en lo que estamos haciendo que seguir adelante cuando está claro que no somos felices. Porque los finales felices no vienen por sí solos, tenemos que buscarlos. Tenemos que buscar algo que nos haga tener una vida plena, no podemos sentarnos a esperar. 

Si es cierto que hay cosas que no me han gustado mucho, por ejemplo que las cosas salían realmente bien. Encontrar un trabajo parece cosa de un día (a lo mejor la autora debería de venirse a España para ver cómo funciona el mundo) y tener hijos un tema baladí, que uno consigue de un día a otro… Pero me temo que no es algo para criticar. Cuando eliges esta lectura, no estás buscando algo profundo, ni elaborado, estás buscando justamente lo que te encuentras. Una lectura ligera en la que todo salga bien. Por ello, no me parece algo criticable, aunque sí algo que destacar. 

Si hay un personaje que tenemos que resaltar es el de Eizabeth, la madre de Brett. Sí, un personaje que está muerto desde la primera página ha sido (para mí) el más importante. Una mujer decidida, fuerte, que supo hacerse un hueco en una época en el que las mujeres éramos simples marionetas en manos de los hombres. Se la siente en cada página del libro, su fuerza, se nota en cada carta que le escribe a su hija, y a través de ella, es donde descubrimos que nunca hay que rendirse a la vida. Que hay que luchar por perseguir nuestros sueños, o en este caso, nuestros deseos. 

En definitiva, una novela preciosa y sencilla, que nos hará ver la vida de otra manera.

Valorción personal: 3/5


 

Nadie como tú

Bueno, para mí queda inaugurada la temporada de verano. Y por ello, el inicio de lecturas “románticas fresquitas” como yo las llamo. Esto es que en verano, no me apetece mucho pensar, para que os voy a engañar. Lo paso muy mal con el calor, así que prefiero optar por lecturas románticas normalitas, que terminen bien. Eso es lo más importante. Los finales felices, los dramones y las tristezas, mejor dejarlas para el invierno. Así pues, mi temporada, se ha inaugurado con Y de repente tú.






Camryn está convencida de que los pasos que está dando hacia su vida adulta están yendo en la dirección correcta. A pesar de todo, a veces le gustaría vivir algo diferente y sumergirse en una aventura, sobretodo desde que su gran amor falleciera en un accidente. Justo antes de que su nueva vida empiece, Camryn sufre un traspié y todo cambia de repente: Natalie ya no es su amiga, no tiene casa donde vivir y eso la lleva a tener que volver a ser dependiente de su madre.Se da cuenta de que no está viviendo la vida que quiere y no puede dejar pasar el tiempo.Camryn llega a la estación de autobuses y sin ni tan siquiera proponérselo se sube al primero que sale. Allí conoce a Andrew. A medida que el camino avanza, charlan, ríen, se conocen y se dan cuenta de que son más parecidos de lo que creen. Juntos descubren la importancia del momento, cómo vivir el presente y ser mucho más que cómplices para sentir el amor con todo cuanto implica estar plenos y vivos, con dolor yfelicidad. Solo ese amor podrá desafiar sus temores y vencerlos más allá de la vida y la muerte.

Quizá no ha sido mi mejor estreno en este tipo de novelas. Normalmente, a pesar de saber que no son grandes historias, siempre me gustan, porque me resultan novelas muy realistas. Esta la elegí por ese motivo. Dos personas que se sienten solas, que necesitan desconectar y pensar sobre el rumbo que llevan sus vidas, para descubrir qué hacer a continuación, cuál va a ser el siguiente paso a dar.
Creo que todos hemos sentido en algún momento de nuestras vidas esa necesidad. Cuántas veces no habré pensado en coger el primer tren que pasa (yo soy más de trenes) y marcharme lejos, con sólo una mochila, mi ipod y unos cuantos buenos libros como única compañía. Pero al final nunca lo he hecho. Algún día lo haré. Creo que todos tenemos que emprender un viaje en solitario en la vida. Y por eso me gustó esta novela, porque para hacer eso considero que hay que tener mucho valor, y nuestros protagonistas lo tienen. Se embarcan solos en una pequeña gran aventura. La aventura que cambiará sus vidas para siempre.

¿Qué podía fallar con algo que se inicia como un viaje de autodescubrimiento personal? Pues la relación de amor. Si la historia hubiera sido una relación de amistad la historia habría sido perfecta, pero tenemos la manía de crear historias de amor donde no se necesitan, sobre todo por las personalidades de nuestros protagonistas. Ella la cosa más petarda e insulsa del mundo. Él que se enamora sin motivo aparente de una persona que es la cosa más sosa del mundo, que se ve que no tiene aficiones por nada, a la que ni siquiera le gusta la misma música que a él… Pero supongo que eso es lo que hace el amor, hace que veamos extraordinaria a la persona más ordinaria. Y eso es bonito. Pero me gustan que las historias de amor se desarrollen, tengan un algo por lo que los protagonistas se gusten. No me gusta el “Oh qué guapo es” y el “oh qué guapa es”, y ya está, nos enamoramos. Me gusta que haya un poco más de desarrollo.

Y bueno hasta aquí, mi crítica. Tenía que criticar la relación de amor que se establece entre esos dos, porque no me ha gustado. Y no voy a hablar sobre el final, irreal a más no poder. ¿Pero de qué viven? ¿Eso dónde se explica? Uff… me enfadé un poco.

Quitando esa historia de amor aburrida a más no poder, el resto del libro es muy decente; con una historia que nos empuja a vivir el momento, a ser felices con lo que tenemos, y en caso de no serlo, nos hace salir a buscarlo. A buscar ese momento, ese lugar, ese alguien que cambie por completo nuestra forma de ver y sentir, de vivir en el mundo. Como ya digo, si no hubiera habido una historia de amor tan tontita, el libro hubiera estado mucho mejor.

En definitiva, reconozco que la lectura se hace amena y entretenida. Cumple el objetivo de novela romántica ¿creíble? fresquita con la que no pensar mucho en nada. Ideal para las tardes de verano en la playa/piscina.

Valoración personal: 3/5

 

La reina roja

Pues no sé por qué hace unos meses me decanté por la lectura de este libro. Últimamente había decidido darme un respiro de niñitos de 17 años que tienen que salvar el mundo. Pero esta historia en concreto me llamó la atención, y sentí que en su interior había algo que valía la pena. Y no me equivoqué. Me cautivó.





Ambientada en un reino imaginario, esta novela nos muestra a una sociedad dividida por el color de la sangre. Por un lado está la gente común que tiene sangre roja; por el otro tenemos a aquellos que poseen sangre plateada y que tienen habilidades sobrenaturales. Estos últimos forman una élite cerrada y llena de privilegios. La protagonista es Mare, una chica de sangre roja que sobrevive en medio de la pobreza realizando pequeños robos. Cierto día, el azar la lleva a la corte. Allí demuestra tener poderes especiales, los cuales resultan insólitos para alguien del pueblo. Ello la convierte en una anomalía que llama la atención del mismísimo rey. Éste desea aprovechar en su beneficio los poderes de la joven y la hace pasar por una princesa, quien supuestamente se casará con uno de sus hijos. Una vez en la corte, Mare se convierte en parte del mundo de plata y, de manera secreta, ayuda a la Guardia Escarlata, un grupo que prepara una rebelión.


La novela es bastante previsible, eso no lo podemos poner en duda, pero aún así la historia me gustó bastante. No quiero tampoco confundir, a pesar de que la historia se hace bastante previsible, a lo largo de la misma tenemos dudas sobre quién está engañando a quién, sobre si el que pensamos que es malo lo es y si traicionará al final a nuestra pequeña protagonista. Porque aunque sabemos que lo hará, una parte de nosotros no quiere creerlo, porque es un personaje encantador, quizá demasiado encantador, lo cual ya nos hace dudar de que no puede ser trigo limpio. Pero a pesar de ello, el saber más o menos lo que va a ocurrir, no nos impide seguir leyendo, por lo menos a mí. 


No tiene una historia de amor empalagosa, de hecho yo considero que es algo que está en un segundo plano, al contrario de lo que suele pasar con otras novelas de este tipo. Esto ya es un punto a favor de esta novela. De hecho, por mi parte al menos, no queda claro si hay un triángulo amoroso, un cuarteto o nada y sólo hay poco de atracción física... Espero que este hecho lo desvelen en futuros libros, porque en este punto yo no me he enterado de nada. 

Los personjes me han gustado, los he visto muy bien definidos, no me han parecido personajes planos para nada y la protagonista, al menos en esta primera novela, no se ha convertido en un personaje odioso al que esás odiando toda la maldita novela. Sólo la empiezas a odiar hacia el final, cuando empiezas a decir, cada dos páginas más o menos "Esta chica es tonta" "pero qué hace??" "Pero piensa un poco antes de actuar, pesada". Pero creo que esto ya es un clásico en este tipo de noveles. ¿Qué sería de la novela juvenil si no odiáramos todas y cada una de las decisiones de nuestra/o protagonista? Creo, sinceramente, que no sería lo mismo. 

El mundo creado por la autora me ha parecido muy entretenido, no voy a decir original, porque no sé por qué mientras leía me daba la sensación de que ya había leído sobre cosas de estas, pero sí que te engancha y quieres conocer todas las curiosidades de ese mundo. Los poderes de los diferentes personajes que intervienen, las normas, las políticas por las que se rigen, las traiciones entre unos y otros...

En definitiva un buen libro con el que pasar un buen rato. Yo por mi parte, estoy deseando leer el segundo. Espero hacerlo pronto.


Opinión personal: 3/5