Brooklyn

No conocía de la existencia de esta novela hasta que la vi estrenada en cines. Cuando vi el trailer de la película me gustó muchísimo y decidí que antes de ver la peli, quería leer el libro. Parecía una gran historia de amor, de una mujer fuerte, que dejaba su vida para embarcarse rumbo a lo desconocido para conseguir tener una vida mejor a la que aspiraba. Pero para mí, el resultado fue un libro soporífero e infumable, que a día de hoy, aún no sé ni cómo fui capaz de terminar. 




En un pequeño pueblo del sudeste de Irlanda, Ellys Lacey es una chica de familia humilde que, como tantos otros, no encuetra trabajo, de modo que, cuando se le ofrece un puesto en Norteamérica, no duda en aceptarlo. Poco a poco, Ellys se abre paso en el Brooklyn de los años cincuenta y, a despecho de la nostalgia y los rigores del exilio, encuentra incluso un primer amor y la promesa de una nueva vida. Inesperadamente, sin embargo, trágicas noticas de Irlanda le obligan a regresar y enfrentarse a todo aquello de lo que ha huido. Novela sobre la fatalidad, el exilio, el amor o la familia, Brooklyn es una historia para siempre, dueña de un poder emocional sobrecogedor. Fuente: La Casa del libro

Lo primero por lo que no me ha gustado la novela es por la protagonista. Nunca me había encontrado con un personaje tan anodino y aburrido. Entiendo que a lo mejor en aquella época las mujeres no eran la alegría de la huerta (o sí, porque sí que aparecen personajes con circunstancias similares a la de Ellys que son más felices que ella) pero es que esta mujer es la desolación hecha persona. Es la personalidad más deprimente que he leído en años. Vamos a ver, estás en otro país, como cientos de personas, entiendo la tristeza, pero luego vive tu vida. No te líes con el primer chico que aparece en tu vida solo por aburrimiento. Porque sí, esa es la sensación que me dio a mí. Yo no vi historia de amor por ningún lado. Vi a una chica que pensó, " por qué no" y ala, con él me lío aunque no le quiera. Porque no, eso no es amor. O al menos, es lo que a mí me transmitió la historia. Sé que mucho sí ven una historia de amor, pero yo veo una historia de aburrimiento.

El punto a favor que tiene la novela, es que nos describe y aprendemos sobre el tema de la inmigración y sobre las dificultades de adapatarse a una cultura diferente. Muy interesante la vuelta de la protagonista a Irlanda, donde podemos ver como después de tanto tiempo fuera, Ellis ya no siente que ese sea su hogar, donde antes encajaba perfectamente, ahora no. En su propia casa la reciben como una extranjera. Esta se convierte, por lo tanto, en la parte más interesante de la novela.

En definitiva, una buena historia que muestra los choques culturales a consecuencia de la inmigración, con un buen retrato social de la época, que si hubiera dejado de lado las tramas románticas insípidas, hubiera sido una gran novela. 

Sobra decir que al final no vi la película, ni creo que lo haga, aunque me han dicho que está mucho mejor que el libro, lo cual no lo veo nada complicado.  


Valoración personal: 2/5






Retazos de palabras #6

Vamos con otra entrada de Retazos de palabras, esta vez, el honor recae sobre La mujer del viejero en el tiempo.

Odio estar donde ella me falta, cuando ella me falta. No obstante, soy yo quien siempre se marcha, y ella no puede seguirme.(Página 7)
 ------------------------------

—Pero ¿acaso no cree que es mejor ser extremadamente feliz durante un tiempo, aunque sea breve, aunque termine por perderlo todo, que llevar una vida mediocre? —insisto yo.(Página 273)
 ------------------------------  

—Reímos, no paramos de reír; no existe la tristeza, nadie desaparecerá, ni morirá, ni se alejará: vivimos el momento presente. Nada puede alterar nuestra felicidad, ni robarnos la alegría de ese instante perfecto.(Página 275)
 ------------------------------  

—¿No desearías poder detener el tiempo? No me importaría nada eternizar este momento..(Página 503)
 ------------------------------  

Esta noche siento que mi amor por ti existe en el mundo con mayor densidad que mi propia persona: como si pudiera subsistir después de mí y rodearte, guardarte, sostenerte.(Página 568)

Mi lista de deseos

Escribo esta reseña desde la playa… Bueno, en verdad desde la terraza del hotel en el que estoy, porque hoy ha salido uno de esos días lluviosos y tormentosos, en los que encima hace un calor de mil demonios pero uno no se puede ni bañar… Pero con un tinto de verano en la mano y unas aceitunas me he dado cuenta que hace un día perfecto para escribir. Por ello, voy a empezar con la novela que he terminado apenas hace unas horas.

Llevaba mucho tiempo queriendo leer esta novela, pero no la encontraba por ningún lado, hasta que la vi en la Feria del Libro de Madrid, y decidí que sería mi lectura playera. En la playa me gusta leer comedias románticas en las que todo sale bien y te llenan de positivismo.





Brett Bohlinger tiene un buen trabajo, un amplio loft, un novio irresistible. Parecería que no puede pedirle nada más a la vida. Pero su madre muere dejando un testamento con una condición única: para recibir su herencia, Brett debe completar la lista de objetivos que ella misma había escrito en un diario íntimo cuando tenía catorce años. Brett no consigue entender la decisión de su madre. Sus ilusiones de entonces no tienen nada que ver con sus ambiciones a los treinta y cuatro años. Algunas parecen imposibles: ¿cómo puede establecer una relación con su padre, que murió siete años antes? Otros, como ser una maestra maravillosa, le exigirían cambiar toda su vida. ¿Y qué hay de tener un bebé, o tal vez dos? ¿Y de enamorarse? Pero a medida que Brett se embarca en ese desconcertante viaje en busca de sus sueños adolescentes, va dándose cuenta de que los regalos más maravillosos de la vida tal vez se encuentren en los sitios menos pensados. Una novela inspiradora y optimista sobre la necesidad de cumplir los sueños en vida «Un viaje conmovedor e inspirador». Fuente: La casa del libro


Aunque la novela comienza de una forma deprimente (el funeral de la madre de nuestra protagonista), poco a poco va girando hacia el humor. Es una novela muy positiva, que nos hace darnos cuenta de que nunca es tarde para poder cambiar el rumbo que llevan nuestras vidas. Que es mejor pararnos a pensar en lo que estamos haciendo que seguir adelante cuando está claro que no somos felices. Porque los finales felices no vienen por sí solos, tenemos que buscarlos. Tenemos que buscar algo que nos haga tener una vida plena, no podemos sentarnos a esperar. 

Si es cierto que hay cosas que no me han gustado mucho, por ejemplo que las cosas salían realmente bien. Encontrar un trabajo parece cosa de un día (a lo mejor la autora debería de venirse a España para ver cómo funciona el mundo) y tener hijos un tema baladí, que uno consigue de un día a otro… Pero me temo que no es algo para criticar. Cuando eliges esta lectura, no estás buscando algo profundo, ni elaborado, estás buscando justamente lo que te encuentras. Una lectura ligera en la que todo salga bien. Por ello, no me parece algo criticable, aunque sí algo que destacar. 

Si hay un personaje que tenemos que resaltar es el de Eizabeth, la madre de Brett. Sí, un personaje que está muerto desde la primera página ha sido (para mí) el más importante. Una mujer decidida, fuerte, que supo hacerse un hueco en una época en el que las mujeres éramos simples marionetas en manos de los hombres. Se la siente en cada página del libro, su fuerza, se nota en cada carta que le escribe a su hija, y a través de ella, es donde descubrimos que nunca hay que rendirse a la vida. Que hay que luchar por perseguir nuestros sueños, o en este caso, nuestros deseos. 

En definitiva, una novela preciosa y sencilla, que nos hará ver la vida de otra manera.

Valorción personal: 3/5