La otra vida de Rachel

Esta novela la vi hace mucho tiempo en unos estantes de una pequeña librería. Y me enamoré de su sinopsis, me gustan mucho las historias de tener vidas paralelas, de volver a empezar, de segundas oportunidades, destinos que se tuercen... Pero por unas causas u otras no me la pude llevar conmigo, y no ha sido hasta bastantes meses después, cuando he tenido el inmenso placer de que cayera en mis manos. ¿El resultado? Bueno... Leedlo a continuación si queréis. 





 
Un solo instante. Dos destinos posibles. 

Rachel tiene veinte años, un novio atractivo y cariñoso, un grupo de amigos maravillosos y todo el futuro por delante. Pero unos días antes de que se marche a la universidad, ocurre una terrible desgracia. Cinco años después vive sola en un piso minúsculo de Londres, con un trabajo sin futuro, aislada de todos y con un eterno sentimiento de culpa por aquel trágico suceso que lo alteró todo. Haría lo que fuera por dar marcha atrás al reloj, pero la vida no funciona de esa manera... ¿O tal vez sí? Cuando regresa a su pueblo por primera vez desde aquella noche, sufre una caída y se golpea la cabeza. Al despertarse en el hospital, todo ha cambiado.
Lo principal, es que los personajes me gustan bastante, aunque tienen un serio "pero". Me gusta mucho que los protagonistas no son niños tontos de 16 años (no os hacéis una idea de lo que me cuesta encontrar lecturas ligeritas y cuyos protagonistas no tengan esa edad); si no que son personajes de 20-25 años, dependiendo del momento en el que nos encontremos en la novela. Eso siempre se agradece. Que sus problemas, a parte del enamoramiento de turno, sean otros derivados del trabajo, pago de facturas... Pero aquí va el pero. Los personajes son demasiados... previsibles. Ya aburre un poco el tema de la chica que no es la más guapa del universo (ni la más lista) pero de la que el chico musculoso, guapo y rico de turno está enamorado; del amigo de la infancia que nunca se ha atrevido a decirle que la ama... y que claro, es mucho mejor persona que el musculoso, guapo y rico. Y ella que bueno, que tampoco es que tenga un mundo interior muy grande. A pesar de ello... No, no voy  engañar a nadie. Los personajes no me han emocionado, no me los he creído, lo he visto todo muy forzado, y eso ha hecho que estuviera deseando terminar la novela. Lo cual es una gran pena. La historia era buena, había materia de sobra para hacer algo más profundo... Pero no me ha emocionado ni un ápice, hasta el desgarrador final. Aunque sabes más o menos lo que está ocurriendo y el motivo de esa vida paralela que se ha creado, verlo plasmado y escrito... es bastante duro. Y reconozco que alguna lagrimilla se me ha escapado. Pero por lo demás, ha sido una lectura un poco pesada, aburrida y repetitiva.

Y me temo que de esta novela no voy a poder contar mucho más, pero me temo que de donde no hay, no se puede sacar. 

Valoración personal: 2/5 

 

Palmeras en la nieve

Llevo mucho tiempo queriendo volver por aquí. Las circunstancias no me lo han permitido, y ahora, llevo unos días con unas ganas irrefrenables de volver, de escribir, de estar presente en este mundo que me encanta, y de compartir lecturas, gustos y opiniones con otros fanáticos del adictivo, pero increíble mundo de la lectura. 

Sin embargo, llevo unos meses que me han hecho muy difícil esta vuelta. No tenía ni las fuerzas ni las ganas de sentarme a escribir. Lo veía una obligación, y si hay algo que no puede ser esto, es una obligación. Y ahora después de tanto tiempo, de nuevo ha dejado de ser una obligación. Vuelve a ser una necesidad. Volver aquí, a mi rinconcito favorito de la web vuelve a hacerme feliz. Y ahora espero que esta etapa dure de nuevo. Como lo hizo antaño. El tiempo ahora NO es lo importante. Porque mis ganas de volver a estar aquí, harán que saque tiempo de donde sea. De debajo de las piedras si es necesario. Lo importante era volver a ilusionarme, y lo he conseguido. Vuelvo a estar aquí, feliz y encantada. Vuelvo a mis reseñas, a mi pequeño mundo de irrealidad compartida con todos los amantes y coleccionistas de historias. 

 



Es 1953 y Kilian abandona la nieve de la montaña oscense para iniciar junto a su hermano, Jacobo, el viaje de ida hacia una tierra desconocida, lejana y exótica, la isla de Fernando Poo. En las entrañas de este territorio exuberante y seductor, le espera su padre, un veterano de la finca Sampaka, el lugar donde se cultiva y tuesta uno de los mejores cacaos del mundo. En esa tierra eternamente verde, cálida y voluptuosa, los jóvenes hermanos descubren la ligereza de la vida social de la colonia en comparación con una España encorsetada y gris; comparten el duro trabajo necesario para conseguir el cacao perfecto de la finca Sampaka; aprenden las diferencias y similitudes culturales entre coloniales y autóctonos; y conocen el significado de la amistad, la pasión, el amor y el odio. Pero uno de ellos cruzará una línea prohibida e invisible y se enamorará perdidamente de una nativa. Su amor por ella, enmarcado en unas complejas circunstancias históricas, y el especial vínculo que se crea entre el colono y los oriundos de la isla transformarán la relación de los hermanos, cambiarán el curso de sus vidas y serán el origen de un secreto cuyas consecuencias alcanzarán el presente.En el año 2003, Clarence, hija y sobrina de ese par de hermanos, llevada por la curiosidad del...
Para mi vuelta quería empezar con una gran novela. Una de esas profundas, que te dejan un vacío existencial al acabarlas… Pero, desgraciadamente en le 2015 no ha habido novelas de esas. La primera culpable de esto soy yo. No he elegido ese tipo de lecturas, pero porque este año he estado tan desmotivada que necesitaba lecturas ligeras, que me levantaran el ánimo y me hicieran leer sin crearme grande traumas y sin pensar demasiado. Así que podemos definir el 2015 como un año de lecturas light. Quizá, una de las novelas más complejas que he leído este año, es la que voy a reseñar a continuación. Sinceramente, de esta novela me esperaba más. Me esperaba más sufrimiento, un amor más apasionado, más de todo. No lo ha habido, y me da un poco de pena. Lo que sí que tiene es historia, mucha. Historia que muchos, quizá ignoran, pero como siempre, importante para saber quiénes somos y cómo hemos llegado al punto en el que estamos.

La novela está narrada desde dos puntos históricos diferentes. Por un lado, la vida de Killian y Jacobo, cuando se marchan a trabajar; y por otro, la etapa actual, cuando Clarence emprende un viaje para conocer la historia oculta de la gran aventura de los hombres de su vida. Esta forma de narrar la historia de dos modos diferentes me ha gustado y defradaudo a partes iguales. Por un lado, me parece interesante esa forma de cambiar el tiempo, ya que hace que la lectura sea más amena, pero no me ha gustado la forma de llevarlo a cabo. Normalmente, las novelas que llevan a cabo esta técnica narrativa, no la extienden tanto. Suelen narrarte unas páginas del pasado, otras pocas del presente, otras pocas del pasado... y así sucesivamente. Sin embargo, en este libro, te narra durante muchas páginas el pasado, y cuando más emocionante está, cuando quieres seguir con lo que está ocurriendo... pasamos a la historia de Clarence. Y luego lo mismo. Cuando por fin consigo conectar con la historia de Clarence, y con todas las consecuencias que su viaje trae consigo, cuando por fin me gusta lo que leo... PUM! Volvemos al pasado... Creo que si hubiera acortado los capítulos, y hubiera más variación entre pasado-presente, hubiera sido bastante más amena la lectura.

En cuanto a los personajes, debo decir que me han gustado mucho. Son personajes bastante contrarios y complejos entre sí, por lo que no tenemos tiempo para el aburrimiento. Por un lado Killian, el hermano pequeño, pero mucho más maduro que su hermano, Jacobo. Jacobo, que es absultamente irrefelxivo, fiestero, mujeriego... Muchos de los defectos que podéis buscar en una persona Jacobo los tiene con toda seguridad. Y luego Clarence. Con una personalidad más parecida a la de Killian pero con pequeños matices diferentes que harán que su vida y su "historia de amor" sea muy diferente a la de Killian.

Esta diversidad de personalidades, hace que las diferentes relaciones que tengan unos u otros personajes sea totalmente diferentes. Killian, que busca una estabilidad con su amor prohibido, Jacobo que sólo busca... pues eso, y Clarence, que busca algo más que lo que ha tenido hasta el momento. Y esto es una de las cosas que más me han gustado de la novela. Porque esas varias personalidades y esas relaciones tan diferentes unas de otras, pero a la vez maduras todas ellas, hace que tengo que recomendar muchísimo este libro.

Y encima aprendemos. Aprendemos un cachito muy olvidado de nuestra historia. Algo que creo que no estudiamos en profundidad en el colegio o instituto. Las consecuencias que trajo consigo el proceso de la colonización, tanto a nuestro país como a África. Las consecuencias sociales, políticas, económicas de ambos bandos. Y los vamos conociendo de la mano de los diferentes personajes, por lo que, aunque sobre todo se nos describe la situación desde el punto de vista de los españoles, también nos dan puntadas de cómo lo vivieron y sintieron los nativos del lugar.

En definitiva, y a pesar de esos saltos temporales que he comentado al principio, nos econtramos con una exquisita novela, con la que no solo aprendemos cosas de nuestra historia, si no con la que también disfrutamos de una preciosa historia de amor y de relaciones.

Valoración personal: 4/5