Mi lista de deseos

Escribo esta reseña desde la playa… Bueno, en verdad desde la terraza del hotel en el que estoy, porque hoy ha salido uno de esos días lluviosos y tormentosos, en los que encima hace un calor de mil demonios pero uno no se puede ni bañar… Pero con un tinto de verano en la mano y unas aceitunas me he dado cuenta que hace un día perfecto para escribir. Por ello, voy a empezar con la novela que he terminado apenas hace unas horas.

Llevaba mucho tiempo queriendo leer esta novela, pero no la encontraba por ningún lado, hasta que la vi en la Feria del Libro de Madrid, y decidí que sería mi lectura playera. En la playa me gusta leer comedias románticas en las que todo sale bien y te llenan de positivismo.





Brett Bohlinger tiene un buen trabajo, un amplio loft, un novio irresistible. Parecería que no puede pedirle nada más a la vida. Pero su madre muere dejando un testamento con una condición única: para recibir su herencia, Brett debe completar la lista de objetivos que ella misma había escrito en un diario íntimo cuando tenía catorce años. Brett no consigue entender la decisión de su madre. Sus ilusiones de entonces no tienen nada que ver con sus ambiciones a los treinta y cuatro años. Algunas parecen imposibles: ¿cómo puede establecer una relación con su padre, que murió siete años antes? Otros, como ser una maestra maravillosa, le exigirían cambiar toda su vida. ¿Y qué hay de tener un bebé, o tal vez dos? ¿Y de enamorarse? Pero a medida que Brett se embarca en ese desconcertante viaje en busca de sus sueños adolescentes, va dándose cuenta de que los regalos más maravillosos de la vida tal vez se encuentren en los sitios menos pensados. Una novela inspiradora y optimista sobre la necesidad de cumplir los sueños en vida «Un viaje conmovedor e inspirador». Fuente: La casa del libro


Aunque la novela comienza de una forma deprimente (el funeral de la madre de nuestra protagonista), poco a poco va girando hacia el humor. Es una novela muy positiva, que nos hace darnos cuenta de que nunca es tarde para poder cambiar el rumbo que llevan nuestras vidas. Que es mejor pararnos a pensar en lo que estamos haciendo que seguir adelante cuando está claro que no somos felices. Porque los finales felices no vienen por sí solos, tenemos que buscarlos. Tenemos que buscar algo que nos haga tener una vida plena, no podemos sentarnos a esperar. 

Si es cierto que hay cosas que no me han gustado mucho, por ejemplo que las cosas salían realmente bien. Encontrar un trabajo parece cosa de un día (a lo mejor la autora debería de venirse a España para ver cómo funciona el mundo) y tener hijos un tema baladí, que uno consigue de un día a otro… Pero me temo que no es algo para criticar. Cuando eliges esta lectura, no estás buscando algo profundo, ni elaborado, estás buscando justamente lo que te encuentras. Una lectura ligera en la que todo salga bien. Por ello, no me parece algo criticable, aunque sí algo que destacar. 

Si hay un personaje que tenemos que resaltar es el de Eizabeth, la madre de Brett. Sí, un personaje que está muerto desde la primera página ha sido (para mí) el más importante. Una mujer decidida, fuerte, que supo hacerse un hueco en una época en el que las mujeres éramos simples marionetas en manos de los hombres. Se la siente en cada página del libro, su fuerza, se nota en cada carta que le escribe a su hija, y a través de ella, es donde descubrimos que nunca hay que rendirse a la vida. Que hay que luchar por perseguir nuestros sueños, o en este caso, nuestros deseos. 

En definitiva, una novela preciosa y sencilla, que nos hará ver la vida de otra manera.

Valorción personal: 3/5


 

2 comentarios :

  1. Hola! Para empezar, disfruta de esas vacaciones! ^^ Y segundo, el libro tiene buena pinta aunque no sé si ahora me embarcaría en su lectura puede que más adelante me lo plantee :D

    Un beso y gracias por la reseña ^^

    ResponderEliminar
  2. No lo conocía pero parece buena lectura para el verano.
    Me ha gustado tu blog y te he seguido, si quieres puedes seguirme a mí, sale la dirección en mi perfil. Muchas gracias. ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar