Nadie como tú

Bueno, para mí queda inaugurada la temporada de verano. Y por ello, el inicio de lecturas “románticas fresquitas” como yo las llamo. Esto es que en verano, no me apetece mucho pensar, para que os voy a engañar. Lo paso muy mal con el calor, así que prefiero optar por lecturas románticas normalitas, que terminen bien. Eso es lo más importante. Los finales felices, los dramones y las tristezas, mejor dejarlas para el invierno. Así pues, mi temporada, se ha inaugurado con Y de repente tú.






Camryn está convencida de que los pasos que está dando hacia su vida adulta están yendo en la dirección correcta. A pesar de todo, a veces le gustaría vivir algo diferente y sumergirse en una aventura, sobretodo desde que su gran amor falleciera en un accidente. Justo antes de que su nueva vida empiece, Camryn sufre un traspié y todo cambia de repente: Natalie ya no es su amiga, no tiene casa donde vivir y eso la lleva a tener que volver a ser dependiente de su madre.Se da cuenta de que no está viviendo la vida que quiere y no puede dejar pasar el tiempo.Camryn llega a la estación de autobuses y sin ni tan siquiera proponérselo se sube al primero que sale. Allí conoce a Andrew. A medida que el camino avanza, charlan, ríen, se conocen y se dan cuenta de que son más parecidos de lo que creen. Juntos descubren la importancia del momento, cómo vivir el presente y ser mucho más que cómplices para sentir el amor con todo cuanto implica estar plenos y vivos, con dolor yfelicidad. Solo ese amor podrá desafiar sus temores y vencerlos más allá de la vida y la muerte.

Quizá no ha sido mi mejor estreno en este tipo de novelas. Normalmente, a pesar de saber que no son grandes historias, siempre me gustan, porque me resultan novelas muy realistas. Esta la elegí por ese motivo. Dos personas que se sienten solas, que necesitan desconectar y pensar sobre el rumbo que llevan sus vidas, para descubrir qué hacer a continuación, cuál va a ser el siguiente paso a dar.
Creo que todos hemos sentido en algún momento de nuestras vidas esa necesidad. Cuántas veces no habré pensado en coger el primer tren que pasa (yo soy más de trenes) y marcharme lejos, con sólo una mochila, mi ipod y unos cuantos buenos libros como única compañía. Pero al final nunca lo he hecho. Algún día lo haré. Creo que todos tenemos que emprender un viaje en solitario en la vida. Y por eso me gustó esta novela, porque para hacer eso considero que hay que tener mucho valor, y nuestros protagonistas lo tienen. Se embarcan solos en una pequeña gran aventura. La aventura que cambiará sus vidas para siempre.

¿Qué podía fallar con algo que se inicia como un viaje de autodescubrimiento personal? Pues la relación de amor. Si la historia hubiera sido una relación de amistad la historia habría sido perfecta, pero tenemos la manía de crear historias de amor donde no se necesitan, sobre todo por las personalidades de nuestros protagonistas. Ella la cosa más petarda e insulsa del mundo. Él que se enamora sin motivo aparente de una persona que es la cosa más sosa del mundo, que se ve que no tiene aficiones por nada, a la que ni siquiera le gusta la misma música que a él… Pero supongo que eso es lo que hace el amor, hace que veamos extraordinaria a la persona más ordinaria. Y eso es bonito. Pero me gustan que las historias de amor se desarrollen, tengan un algo por lo que los protagonistas se gusten. No me gusta el “Oh qué guapo es” y el “oh qué guapa es”, y ya está, nos enamoramos. Me gusta que haya un poco más de desarrollo.

Y bueno hasta aquí, mi crítica. Tenía que criticar la relación de amor que se establece entre esos dos, porque no me ha gustado. Y no voy a hablar sobre el final, irreal a más no poder. ¿Pero de qué viven? ¿Eso dónde se explica? Uff… me enfadé un poco.

Quitando esa historia de amor aburrida a más no poder, el resto del libro es muy decente; con una historia que nos empuja a vivir el momento, a ser felices con lo que tenemos, y en caso de no serlo, nos hace salir a buscarlo. A buscar ese momento, ese lugar, ese alguien que cambie por completo nuestra forma de ver y sentir, de vivir en el mundo. Como ya digo, si no hubiera habido una historia de amor tan tontita, el libro hubiera estado mucho mejor.

En definitiva, reconozco que la lectura se hace amena y entretenida. Cumple el objetivo de novela romántica ¿creíble? fresquita con la que no pensar mucho en nada. Ideal para las tardes de verano en la playa/piscina.

Valoración personal: 3/5

 

2 comentarios :

  1. Me lo leí hace mucho y... es totalmente cierto No me disgustó pero tampoco fue algo maravilloso y asombroso NO me acuerdo muy bien de qué escribí en la reseña, así que espero no contradecirme pero es algo bastante subrrealista... hay gente que se embarca en aventuras de ese tipo pero creo que es demasiado fantasioso porque todo sale a las mil maravillas :/

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Tengo este libro en mi lista de pendientes desde hace tiempo. Gracias por la reseña guapa.
    Un beso ^_^

    ResponderEliminar