Jane Eyre

Al fin procedo a hacer la reseña de el que hasta hace unos días era uno de esos libros que siempre están en la lista de eternos pendientes. Cuando nos encontramos con clásicos como estos parece que resulta imposible realizar su lectura sin saber nada acerca de ellos. Pero afortunadamente, en este caso, siempre me he conseguido mantener apartada de todo aquello que me revelara cualquier cosa (por pequeñita que fuera) sobre la trama. He llegado totalmente virgen a esta maravillosa historia sobre una niña que tuvo que hacerse un hueco en un mundo que no la quería. Y creo que es lo mejor que me ha podido pasar, porque la he disfrutado y odiado como esta historia se merece. 

Para la reseña voy a intenta que todos los impulsos feministas que corren por mis venas se queden de lado y centrarme únicamente en la historia, porque creo que podría hacer una tesis perfecta sobre todo lo que novela dice sin decir. Pero como esto es una reseña, no lo considero oportuno.








Dueña de un singular temperamento desde su complicada infancia de huérfana, primero a cargo de una tía poco cariñosa y después en la escuela Lowood, Jane Eyre logra el puesto de institutriz en Thornfield Hall para educar a la hija de su atrabiliario y peculiar dueño, el señor Rochester. Poco a poco, el amor irá tejiendo su red entre ellos, pero la casa y la vida de Rochester guardan un estremecedor y terrible misterio.

No he amado la novela. Y todo se debe a un personaje: El Señor Rochester. Le he detestado con todas mis fuerzas. De principio a fin. Nunca llegaré a entender como Jane Eyre (con esa fuerza e independencia que derrocha página tras página) se puede llegar a enamorar de un ser así. No me gusta, y por ello no voy a seguir hablando de él. No tiene sentido. 

Sin embargo... Jane Eyre... Perfecta. Independiente, luchadora, fuerte, con un código ético y moral inquebrantable. Ojalá existieran más personas como ella en la vida real. Una persona que antepone su moral a su propia felicidad. Y eso es loable. Una niña privada de amor a muy temprana edad, que se tuvo que enfrentar a una vida en la que el futuro brillaba por su ausencia. Pues esa niña consiguió seguir viva a pesar de las circunstancias, y crecer sin sentir ningún tipo de rencor ni odio hacia aquellos que tan mal la trataron en su infancia. Lo dicho. Es perfecta. 

Sin embargo la novela se me ha hecho a ratos pesada. La parte de su niñez me encanta, me pareció triste y bonito a la vez todo lo que vive. También me asombraron y fascinaron (tanto para bien como para mal) muchos de los personajes que conoce durante este periodo de su vida. Pero cuando deja el colegio y se marcha a trabajar para el Señor Rochester, para mis gusto la velocidad de la narración se pierde, y muchas veces siento que los personajes están estancados y no evolucionan. Algunos capítulos se me han hecho pesados, pero también debo de decir que esos capítulos han sido los menos, y que a pesar de todo, la historia tiene más maravillas que peros. 

Lo que más destaco de la historia, es la descripción de los personajes. Estamos acostumbrados a encontrarnos enamorados que nos hechizan con solo mirarnos, que son de una belleza que no son de este mundo, etc, etc. Pero en esta ocasión no es así. Es una historia sobre dos personas imperfectas que a pesar de la clase social a la que cada uno pertenece se enamoran. De dos seres que, sin importarles el físico se atraen el uno al otro. Porque no importa el continente sino el contenido. Ellos lo saben. Y eso es algo que me apasiona de la novela. 

¿Es una novela avanzada para la época en la que fue escrita? Por supuesto. Jane Eyre no es la típica jovencita que busca casarse a toda costa con el rico heredero de turno, sino que busca su independencia, ser ella la que controle su vida, llegando incluso a elegir antes su libertad que al amor de su vida cuando lo estima oportuno. Y eso es lo que convierte a Jane Eyre en una novela MAGISTRAL. 

Valoración personal: 4/5




El Resplandor

Tengo un hermoso caos de reseñas pendientes y esta que vais a leer a continuación (si queréis) no es la que tocaba, pero como es la que he ido haciendo en el bus, pues aquí os la dejo para que podáis leerla.

¿Qué decir de El Resplandor? Seguro que gracias a la película todos conocéis la historia. Antes de empezar la reseña quiero que sepáis que a mí nuna me gustó la película. Siempre me aburrió muchísimo y el niño me caía fatal porque le veía más tonto que otra cosa. 

Antes de hablar de la novela no puedo evitar hacer una serie de comparaciones entre película-libro. Si Kubrick se leyó la presente novela antes de hacer la película (cosa que supongo que hizo) por su mente debió de pasar lo siguiente: "Si King, he leído tu libro pero voy a hacer con él lo que me salga de mis santas narices" En serio, es que según avanzaba en la lectura no hacía más que pensar en la película y en la adaptación tan libre que se hizo. He leído por la red, que Stephen King quedó muy defraudado con el resultado de la película, lo cual no me extraña en absoluto. Si la película ya me gustaba poco, tras compararla con el libro me gusta mucho menos. Hay un tv movie del 97 (yo recuerdo haberla visto alguna vez) que es mucho más fiel al libro, pero como no la recuerdo con exactitud no puedo comentar :(







REDRUM. Esa es la palabra que Danny había visto en el espejo. Y aunque no sabía leer, entendió que era un mensaje de horror. Danny tenía cinco años. Y a esa edad pocos niños saben que los espejos invierten las imágenes y menos aún saben diferenciar entre realidad y fantasía. Pero Danny tenía pruebas de que sus fantasías relacionadas con el resplandor del espejo acabarían cumpliéndose: REDRUM… MURDER, asesinato. Pero su padre necesitaba aquel trabajo en el hotel. Danny sabía que su madre pensaba en el divorcio y que su padre se obsesionaba con algo muy malo, tan malo como la muerte y el suicidio. Sí, su padre necesitaba aceptar la propuesta de cuidar de aquel hotel de lujo de más de cien habitaciones, aislado por la nieve durante seis meses. Hasta el deshielo iban a estar solos. ¿Solos?...

En esta novela no existen los personajes planos. Es increíble lo que el autor llega a profundizar en nuestros tres protagonistas, ya que no sólo se nos habla de los sentimientos que experimentan durante su estancia en el Overlook, sino que también se nos desarrolla con una gran claridad todos los sucesos de importancia que han tenido a lo largo de sus vidas, los cuales los han llevado a la situación en la que se encuentran. Esta descripción tan detallada de los hechos y de los sentimientos se convierte en algo totalmente necesario para llegar a entender a la perfección la evolución de todos y cada uno de los personajes que forman parte de esta gran historia. De esta manera, somos meros espectadores de la cómo la locura de Jack se va apoderando de él poco a poco. De cómo el Overlook y el peso su siniestra historia van calando en él, hasta el punto en el cual ya no sea capaz de distinguir la realidad de la ficción.

Aunque es en Jack donde más se nota este asombroso cambio, Wendy y Danny no se quedan atrás, y también podremos ver las transformaciones que surgen en ellos según el hotel va ejerciendo cada vez más y más presión sobre sus residentes, hasta que se encuentran en un ambiente altamente asfixiante del que intentarán escapar con todas sus fuerzas. Pero escapar de este terrorífico lugar no es tan fácil, y es aquí cuando todos los temores largamente tapados y escondidos salen a la luz. 

Y ahora la pregunta del millón: ¿da miedo la novela? Sí y no. Si la lees de día no, para nada. Y por la noche... No es que de miedo pero un mal rato lo pasas seguro. Yo suelo leer de noche siempre, y tras su lectura, al apagar la luz para dirigirme a la cama no podía evitar recordar algunas de las escenas que acababa de leer y tardar un poco más de lo normal en dormirme, y eso que yo no suelo ser miedosa :(


Una vez más, King ha logrado hacer una gran novela de terror. Pero no el terror que todos aquellos que nunca habéis leído a este autor os imagináis. No hay sangre, vísceras y violencia como si tal cosa; sino un terror que da más miedo (o al menos a mí): el terror psicológico. Adentrarse en las profundidades del ser humano, averiguar sus mayores miedos y jugar con ellos. Una historia sobre ( a pesar de lo que pueda parecer en un principio) miedos reales: el alcoholismo, cambiar de vida, y sobre todo, un historia sobre el poder de la mente, la cual nos puede jugar malas pasadas haciéndonos ver cosas que no existen. La locura es contagiosa, y el Overlook os hará dudar de todo cuanto veáis.

¿Os atrevéis a entrar junto a Jack y su familia en el sombrío Overlook?


Valoración personal:3/5






Book tag: Yo leo porque leer mola

Llevo mucho tiempo queriendo hacer un book tag, porque hay muchos que veo y me resultan muy divertidos, sin embargo la falta de tiempo me lo impide... Hay que tener bastante tiempo para ponerse a buscar libros y pensar, pero hoy como he conseguido ese bien tan preciado y tan poco abundante, he decidido hacer mi PRIMER BOOK TAG. Lo he visto en varios blogs y consiste en responder a las preguntas con los títulos de los libros, así pues, allá vamos.


¿Cómo te describirías?



¿Qué significa para ti leer?


Un lugar



¿Dónde te gustaría estar ahora?



Un miedo




Tu vida es...



Un deseo



Jamás olvidarás:





¿Algo que cambiarías de ti?



Una frase:




Pues eso es todo, ¿qué os parecen los libros que he escogido? ¿Habéis leído alguno?

Hasta la próxima. 

Expiación

Me resulta difícil abordar la reseña de esta novela, ya que se trata de una de mis historias favoritas. Una novela narrada con una prosa magnífica que nos muestra lo que pueden variar las historias dependiendo de las versiones de cada uno de los implicados en un suceso. Ya está aquí. Primer error a la hora de hablaros de la novela. Obviamente, esta no es su temática, simplemente es un punto de origen, y no se puede resumir esta obra de esa manera. Es la tercera vez que leo esta obra, y os aseguro que no será la última porque cada vez que la leo tengo sensaciones diferentes, y creo que sólo las grandes obras, consiguen eso. 






En la gran casa de campo de la familia Tallis todo parece fluir con apacible elegancia en el día más caluroso del verano de 1935. Pero el oído atento percibirá sutiles notas disonantes, una creciente tensión que estallará después de que Cecilia, la hija mayor de los Tallis, salga empapada de una fuente, vestida solamente con su ropa interior, mientras Robbie, el brillante hijo de la criada y protegido de la familia Tallis, la contempla... Un libro prodigioso, que va abriéndose como un juego de cajas chinas y que contiene muchas novelas: una romántica historia de amor imposible, una durísima narración de guerra y la novela que dentro de la novela escribe uno de los personajes. McEwan ha escrito su obra maestra.
La calidad literaria de Ian McEwan es brillante (sé que ya lo he dicho, pero creo que es la novela mejor escrita que he leído nunca). La narrativa es preciosa, las descripciones son pura poesía y no puedes evitar enamorarte de todo lo que ocurre. Creo que todo el mundo que haya leído algo de este autor sabe a lo que me refiero. Su escritura es lenta, llena de descripciones, pero eficaz. Normalmente (al menos a mí me pasa) las palabras descripciones y lenta van de la mano de aburrido. Pero no en este caso. Necesitamos de la lentitud de las descripciones para adentrarnos en la historia y en los personajes, cuya profundidad llegamos a conocer tanto que podemos llegar a pensar que son amigos nuestros de la infancia. Tres personajes: Briony, Cecilia, Robbie, que nos marcarán (para bien o para mal) y  dejarán grandes huellas en nuestros corazones. 

Seremos meros espectadores de los sucesos que cambiarán la vida de nuestros tres protagonistas para siempre. De cómo por culpa de los malentendidos una vida prometedora se puede ver truncada. A través de los diferentes puntos de vista podremos entender (que NUNCA justificar) las acciones de nuestros personajes.

Lo único que quiero desvelar de la trama es lo siguiente: la novela se encuentra dividida en tres partes claramente diferenciadas:

Primera parte: nos adentramos en el mundo de nuestros protagonistas y conoceremos sus ambiciones y deseos en la vida. Es en esta parte, donde ocurrirá ese suceso que cambiará el resto de sus vidas.
Segunda parte: esta parte está basada en la retirada de las tropas inglesas en Francia. En esta parte acompañaremos a Robbie a través de esa retirada. La descripción de esta parte de la novela, sobre la guerra, es espectacular. No sé hasta qué punto estará o no documentada la obra para narrar estos sucesos, pero lo cierto es que está muy bien descrito todo lo que ocurre, y por lo que he comentado con algunos amigos que les gusta este tema, está bastante cercana a la realidad.
Tercera parte: volvemos a retomar la vida de Briony, y conoceremos lo que el destino les tiene preparados a nuestros héroes.

Pero sobre todo, es una historia de amor. Una historia entre Cecilia y Robbie. Dos personas de mundos diferentes que tendrán que superar muchos obstáculos para estar juntos. Primero, por la culpa de la imaginación de una niña que sólo desea entrar en el mundo de los adultos, y después por causas superiores a ellos mismos: LA GUERRA.

Y el final de la novela... Ian McEwan consigue dar un giro final en la obra cuando creíamos que todo estaba acabado. El final es... Los que lo hayáis leído (o visto la película lo sabéis). Los demás, tendréis que descubrirlo por vosotros mismos, pero para mi gusto es uno de los finales más hermosos que he leído nunca, y dudo que alguna vez vuelva leer un final de la misma belleza. Pero no soy objetiva. Ya os digo que es una de mis novela favoritas.


Valoración personal: 5/5