El fantasma de la ópera

Hoy nos ponemos nuestras mejores galas y el acomodador nos dirige por un fantástico edificio que nos permite sentirnos como reyes y reinas. Nos señala una puerta y nosotros entramos con todo nuestro maravilloso esplendor en el palco número 5 para dejarnos emocionar por la música de la ópera. Pero cuidado, no es oro todo lo que reluce, y ese fantástico edificio que no  hubiéramos sido capaces de imaginarnos ni en nuestros mejores sueños esconde secretos que muy pronto saldrán a la luz. 

Estamos en el palco del fantasma... Si queremos salir ilesos de esta situación deberíamos de marcharnos inmediatamente. No le gustan que le molesten ni que nadie ocupe su palco. Pero nosotros somos valientes... O eso creemos.







Los rumores de la existencia de un espectro que habita en la Ópera se ven confirmados con extraños sucesos cuyo culmen se alcanza con la desaparición de una hermosa joven. Sin embargo, bajo su aspecto horrible se oculta un ser predestinado al dolor y el sufrimiento, que habita en fétidos corredores, y que, no obstante, conserva en su interior un hálito de nobleza inexplicable si se conocen sus padecimientos. Precisamente esa chispa sublime de humanidad es la que explica que ame entrañablemente la música y que puede sentirse arrobado ante la belleza de una joven cantante.

Empecé esta novela puede que por motivos equivocados. Creía que era una historia de amor, pero desgraciadamente (y a pesar de varios debates que he tenido con amigos que me han intentado convencer de lo contrario) yo la historia de amor no la veo por ningún lado. Creo que Christine lo único que siente por El Fantasma de la Ópera es pena, pero nunca amor. Ella ya está enamorada de otra persona, y su amor no lo podrá cambiar nadie, ni con amenazas. La pueden raptar, secuestrar y hacer lo que quieran, su corazón ya ha tomado una decisión y ella no hará nada por contradecirle. 

Ella sólo se acerca al fantasma al principio, por curiosidad y sobre todo porque ambos aman la música, eso es lo que le hace darle una oportunidad, pero su aspecto repulsivo la retiene y no quiere saber nada de él. Hay que hacer aquí un inciso. Es posible que todos imaginéis al fantasma como en las adaptaciones cinematográfica, como un hombre con una parte de la cara quemada por un incendio. Pero en la novela le describen como un monstruo, un ser deforme que ha sido expuesto en circos. 

Eso es lo que más pena me da de El Fantasma. Su soledad. Su soledad por el físico que tiene. Nunca en su vida ha tenido amigos, nunca nadie le ha amado, y cuando conoce a la mujer que le volverá loco será capaz de hacer cualquier cosa por ella, lo que acabará siendo su perdición. Siempre solo, condenado por una sociedad que no sabe mirar más allá del exterior, que no sabe que dentro de ese horrible cuerpo hay un ser humano con sentimientos, y una gran cultura. Como podéis ver nos encontramos con un gran debate dentro de esta novela. 

Esta es una historia sobre todas las personas que tienen un gran corazón pero nadie les da la oportunidad de mostrarlo por culpa de los defectos físicos; sobre personas audaces, porque tienen la valentía de amar aunque sepan que su historia es imposible. Sobre Erik, nuestro querido fantasma en el que algunos vemos lo bello que realmente es (aunque cometa graves crímenes), y lo injusta que ha sido la vida con él.

“ Sólo pedía ser uno más, como todo el mundo. Pero era demasiado feo. Y hubo de ocultar su genio o hacer trucos, cuando, con un rostro normal hubiera sido uno de los seres más nobles de la raza humana. Tenía un corazón capaz de contener el imperio del mundo, y en última instancia tuvo que conformarse con una cueva...”.*
*(Palabras que el autor dedica a Erik)

Una dura historia sobre la naturaleza del hombre, sobre lo que somos capaces de hacer por amor, sobre la soledad y la superación de nuestros miedos más profundos. Un clásico de la literatura que no podéis dejar de leer.

Valoración personal:4/5






10 comentarios :

  1. Creo que casi todo el mundo tiene la imagen de Erik que se tiene por la ópera de Lloyd Weber y por la última película protagonizada por Gerard Butler. Yo en cambio creo que hay otra que es mucho mejor y más fiel a la obra original, una versión que se hizo con Charles Dance en sus años mozos en el papel de Erik y que nos muestra bastante mejor esas cosas que comentas en la entrada.
    Yo aún tengo que leerme la novela, la tengo en la pila de pendientes esperando su turno, pero tengo bastante claras las diferencias entre la novela y la adaptación de Lloyd Weber, precisamente porque ya me había visto esa versión con Charles Dance -si no la has visto, te la recomiendo encarecidamente, no creo que te puedas arrepentir al verla- y alguna de las clásicas en blanco y negro (aunque en esas suele ser bastante más monstruoso en todos los aspectos que en las más modernas).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tenía esa imagen, porque la película me encanta y las demás versiones no las había visto. Pero la verdad que he visto que la última versión (que es igual al musical) va un poco por libre. Quiero ver la versión que me recomiendas desde hace ya tiempo y desde que he leído la novela mis ganas han aumentado. Gracias por la recomendación.

      Un beso :)

      Eliminar
  2. No lo he leído, pero lo tenía en mente. Me parece una historia interesante. Éste me lo llevo conmigo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que no te arrepientes, la verdad que es una novela preciosa. Aunque algún que otro personaje es un poco cansino... Pero como creo que no influye a la historia principal he decido obviarlo en la reseña jeje.

      Un beso :)

      Eliminar
  3. Hace años que leí este libro y ya no me acuerdo bien, pero recuerdo que pensé que yo el amor tampoco lo veía. Creo que Christine estaba encaprichada con el Fantasma y que le atraía su misterio y su voz, que quizás ella asociaba con un hombre maravilloso, pero cuando descubrió su verdadera apariencia, quiso apartarse. No sé, no recuerdo con especial cariño a ningún personaje. Quizá tenga que hacer una relectura un día de estos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí Raul me pareció muy pesado, la verdad que es un personaje que he llegado a detestar. Y en el personaje de Cristine es en el que vemos esa crítica que comente en la entrada. Como bien dices ella le repudia cuando ve el rostro que tiene, y en eso consiste el infierno de Erik. En ver como todo el mundo se marcha y se aleja de él por su aspecto, sin que nunca nadie le de la oportunidad de ver más allá. Es lo triste y a la vez bonito de este personaje. Reconozco que la novela me ha gustado por él, me ha parecido un personaje tan melancólico... Imposible odiarle.

      Un beso!!

      Eliminar
  4. Intenté leer este libro hace unos años y me fue imposible, lo tuve que dejar a medias. Me dio mucha rabia porque tenía ganas de leer la historia. Supongo que no era su momento y ahora que he leído tu reseña, creo que le tengo que dar una oportunidad pronto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí el principio me costó mucho. Debo de reconocer que estuve a punto de abandonarle pero lo intenté un poco más y no sé, de repente vi lo que de verdad ocurría y me encontré atrapada por el fantasma y la historia. Me ha parecido una novela preciosa. Anímate algún día a volver a intentarlo, como bien dices quizá no era el momento.

      Un beso!

      Eliminar
  5. En su momento me gustó tanto el libro que no he querido ver las películas. Era una historia de incomprensión y soledad, de esas que emocionan y más si las lees en la adolescencia. Quizá debería plantearme verla con los ojos actuales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo. Para que no te decepcione mucho la peli (si algún día te animas a ver alguna) quizá deberías ver la versión que recomienda Carmen Caffrey... Desde luego la última versión no deja nada claro la temática que la que hablamos (o yo al menos no la veo reflejada).

      Un saludo!

      Eliminar