El fin de una GRAN aventura

Hace unos meses decidí adentrarme en el mágico mundo de El Señor de los Anillos. Decidí darle una oportunidad a unos libros que empecé hace años y no fui capaz de terminar ya que no me engancharon. Y ahora muchos años después he conseguido leer esta trilogía, que ha resultado ser una de las mejores aventuras que he tenido el placer de leer a lo largo de mi vida como lectora. Y hace unos días llegué al final de esa aventura. Un final que me hizo llorar, pues a lo largo de los tres libros les coges cariño a todos y cada uno de sus protagonistas, incluso a Frodo (que mira que me he quejado de él a lo largo de las anteriores reseñas). Y me dio pena ver cómo se acercaba el final, ver que esas páginas acababan, y que aunque está claro que algún día volveré a leerlas ya no será como la primera vez. Hacía tiempo que no me encontraba con un novela que me dejara esa sensación de vacío al acabarla, y me temo que no estaba del todo acostumbrada. 














«Los ejércitos del Señor Oscuro van extendiendo cada vez más su maléfica sombra por la Tierra Media. Hombres, elfos y enanos unen sus fuerzas para presentar batalla a Sauron y sus huestes. Ajenos a estos preparativos, Frodo y Sam siguen adentrándose en el país de Mordor en su heroico viaje para destruir el Anillo de Poder en las Grietas del Destino.»


Bueno, más que hablar de este libro en concreto, que creo que volvería a ser un poco repetitivo con respecto a las reseñas anteriores voy a hablar del conjunto de la historia. 

El desarrollo es simplemente maravilloso. Y si conseguimos pasar de las páginas iniciales del primer libro (que son quizá demasiado descriptivas) llegaremos a un punto donde nos comienzan a contar una historia como nunca hemos imaginado. Una historia donde se juntan seres procedentes de diversos mundo, cada uno de ellos con su propia historia, reyes, mitos, y leyendas. Cada uno con sus diversas maneras de vivir y con diferentes intereses para llevar a cabo una gran lucha contra las fuerzas del mal. 

Para mi gusto, lo mejor de la obra son la cantidad de sentimientos y valores que te abordan con su lectura, esos sentimientos que no sólo varían página tras páginas, sino dependiendo de los personajes. 

Con Frodo y Sam sentimos el miedo que ambos tienen, el miedo de saber que son la última esperanza para todos y el miedo a no saber si cumplirán su misión. Con Gandalf nos queda la esperanza. La esperanza de creer en Frodo, la esperanza del que El Bien siempre gana, y de que aunque parezca imposible y apenas queden opciones podemos conseguir vencer a nuestros enemigos. Con Aragorn sentimos la persistencia, las ganas de lucha, no renunciar nunca a nada, porque pase lo que pase, aunque todo se encuentre perdido, la única manera de ganar es seguir luchando, aunque creamos que sea inútil.  Con Éowyn la fuerza. Fuerza que nos hace darnos cuenta a las mujeres que no importa que nos subestimen, que los hombres crean que somos inferiores, que no podemos luchar... Que nosotras muchas veces tenemos el coraje que a ellos les falta y que podemos conseguir incluso derribar al enemigo más fuerte por nosotras mismas, sin necesidad de que nadie nos proteja. Con Legolas y Gimli, conocemos el verdadero significado de la amistad. Amistad que traspasa los odios que ambas razas sienten hacia la otra, una amistad que dura más allá de esta increíble aventura. Y con Gollum, conocemos la desesperación. 

Y podría seguir así con todas y cada uno de los personajes de la novela, todos nos muestran valores importantes a tener en cuenta, pero para mí estos han sido los más importantes. Sobre todo Éowyn, teniendo en cuenta que a lo largo de El Señor de los Anillos apenas salen mujeres. Me llamó mucho la atención que una de las pocas que salían se le pusiera ese valor, y no se dedicara su personaje a ser únicamente la princesita encerrada en el castillo que tiene que esperar plácidamente en el tejiendo mientras fuera se libra la batalla más grande jamás contada. 

A pesar de su extensión es una obra maravillosa, que todos deberíamos de leer al menos una vez. Ya sea por la historia, o por conocer a todos y cada uno de los maravillosos personajes que se esconden en su interior. Adentraros sin miedo en el mágico mundo de La Tierra Media.

Valoración personal: 5/5




Dos velas para el diablo

Lo cierto es que llevo mucho tiempo queriendo leer algo de Laura Gallego. Sobre todo desde que me he enamorado de la historia de Donde los árboles cantan (lo que he leído de reseñas y sinopsis, ya que aún no he leído el libro). Así, en mi búsqueda sobre querer leer algo relacionado con los ángeles caídos, tema que últimamente me encanta, me encontré con este. Y viendo que se alejaba de la típica historia amorosa entre un ángel caído y un humano, no pude contenerme y empecé a leerlo.






Hoy día, ya nadie cree en los ángeles. Sin embargo, hay gente que sí cree en los demonios. Pero los ángeles existen y han existido siempre. ¿Que cómo lo sé? Porque mi padre era uno de ellos. El problema es que, cuando los ángeles te dan la espalda, ¿en quién puedes confiar? Una batalla mucho más antigua que el ser humano parece tener, al fin, un claro vencedor. Pero en los albores del siglo XXI, Cat, la hija de un ángel, está dispuesta a desafiar a los mismos demonios con tal de vengar el asesinato de su padre.


Lo primero de todo, es que yo no suelo leer a muchos escritores españoles actuales, y los pocos que se cuelan en mi lista de lecturas o sus novelas no transcurren en España, o no transcurren en mi amada Madrid. Casi todas las novelas que leo están ambientadas en otros lugares, en otros países... Por eso, cuando leo una novela donde una parte de la acción se desarrolla en esta ciudad (Madrid) me siento aún si cabe más atraída por su lectura. Pues imagino a la perfección donde se encuentra la protagonista, y me emociono al pensar que yo he estado en ese lugar y recordando las situaciones vividas en esos lugares. Por ejemplo, una parte del libro se desarrolla en El Retiro, donde se encuentra la única escultura dedicada a Lucifer en Europa. Cuando leí esta parte, me acordé de cuando estuve allí en su día viéndola, y una persona muy importante en mi vida me dijo aquello que yo hasta ese entonces no sabía. Y leerlo me ha evocado recuerdos maravillosos. Así aunque la novela se desarrolle en muchas ciudades del mundo (es increíble la velocidad a la que se puede mover un demonio), una de esas es Madrid, lo cual me ha encantado

La trama de la novela va "in crescendo", se va haciendo más interesante por momentos, no dejan de suceder cosas, de aparecer personajes que nos da nuevas pistas o nuevas incógnitas, haciendo que el misterio no deje de crecer página a página, y que no puedas dejar de leer. De hecho, una noche mientras leía el libro estaba cansada, y me dije en cuanto acabe el capítulo lo dejo porque tengo sueño, y entonces  ocurre una cosa del todo inesperada (creo que los que se han leído saben a lo que me refiero) que me hizo seguir hasta altas horas de la noche, porque lo que hacen con cierto personaje me resultó extrañísimo... Se sale de las normas de cómo tratar a la protagonista de la novela. Y me resultó una idea fantástica por parte de Laura Gallego. Algo que no te esperas, lo que menos te puedes esperar que ocurra, ocurre. Brillante. 

No será hasta el final, unas últimas páginas increíbles, en el que se desvelarán todas nuestas dudas. Un final en donde todas las piezas del rompecabezas que la autora ha ido dejando dispersas por todas las páginas del libro encajan. Un puzzle que tiene resolución. Y eso es otra cosa que me encanta. No es como otras novelas, que en la última página se inventan una cosa absurda para así permitir al autor escribir otro libro. No. Esta novela tiene final, un final que nos deja con una duda (eso sí), algo que nos hace pensar e imaginarnos cuál es el verdadero final de la historia. Pero no se escribirán más libros sobre Cat y Angelo. Su historia tiene fin, a unos les gusta y a otros no. A mi me encantó

Por otro lado mejor avisar. No esperéis una historia de amor. No existe. Cat odia a los demonios, y Angelo (el demonio) odia a Cat. A lo largo del libro su única relación es una constante pelea entre ambos, que están deseando que su búsqueda termine para poder perderse de vista el uno al otro. Aunque al final, se cogen un poco de cariño, pero no hay historia de amor. Y sí, eso también me ha encantado. 

Además el libro cuenta con su pequeño grito de protesta hacia el ser humano. En su interior guarda una pequeña crítica sobre como los humanos nos estamos cargando el mundo, que tenemos que hacer algo para evitarlo antes de que sea demasiado tarde. Aunque yo soy de las que opinan que ya es demasiado tarde, aunque sigo contribuyendo como puedo a salvar el planeta, pero que lo haga una persona de cada 10 creo que no ayuda en absoluto. Lo que quiero decir (que siempre empiezo con mis pequeñas reivindicaciones y no paro) es que al final también nos hace pensar un poco sobre un tema de vital importancia, que muchos ven como una tontería. 

En definitiva, una novela fantástica, adictiva y entretenida. La recomiendo a todo el mundo que le guste la literatura fantástica. 

¿Te atreves a ver como acaba la eterna lucha entre el Bien y el Mal?

Valoración personal:4/5



Allegiant

Bueno, a los dos días de salir al mercado ya lo tenía listo para ser leído, porque no podía esperar a ver cómo acaba una historia que me ha enganchado como hacía mucho que no lo hacia una novela. El resultado ha sido increíblemente decepcionante. Y no porque tuviera expectativas o no, es que la novela me ha resultado aburrida e insulsa. Así pues, y tras esta mala introducción vamos a por la reseña.





La sociedad basada en facciones en la que Tris Prior una vez creyó está hecha añicos, rota por la violencia y las luchas de poder, y marcada por la pérdida y la traición. Cuando se le ofrece la oportunidad de explorar el mundo más allá de los límites que ella conoce, Tris está preparada. Tal vez más allá de la valla, ella y Tobias encontrarán una simple nueva vida, libre de mentiras complicadas, lealtades enredadas y recuerdos dolorosos. Sin embargo, la nueva realidad de Tris es aún más alarmante que la que había dejado atrás. Antiguos descubrimientos dejan de tener sentido. Nuevas verdades explosivas cambian los corazones de aquellos a los que ama. Y una vez más, Tris debe luchar para comprender las complejidades de la naturaleza humana, y de sí misma, mientras se enfrenta a decisiones imposibles sobre valentía, lealtad, sacrificio y amor.


Sinceramente creo que la esencia que formaba parte de las dos anteriores novelas de la trilogía se pierde muchísimo en esta. Divergente e Insurgente, están llenas de acción, de hechos, de sucesos. Continuamente pasan cosas que te hacen seguir leyendo, que  te dejan sin respiración... Lo suyo es que con Allegiant hubiera ocurrido lo mismo. Pero no es así ni mucho menos. Para mi gusto la acción es muy lenta. Sólo hay una idea buena en todo el libro y con esa idea se pasan el resto de la novela. No hacen más que repetir lo mismo una y otra vez, y ya llega un punto en el que cansa bastante. Todo el rato son los personajes hablando de lo mismo... sin suceder absolutamente nada... Hasta que llegamos a las últimas 50 páginas, y pasa todo muy rápido. Podríamos haber dividido un poco más la acción, vamos digo yo...

Luego vamos a hablar de los personajes. No entiendo la evolución que han tenido, para nada. No sé lo que Verónica Roth ha hecho con ellos. Ha convertido a Tris de un personaje femenino que era perfecto a una chica con una soberbia asquerosa. Durante todo el libro era "Yo soy la única que tiene razón y los demás sois unos idiotas de cuidado por no hacerme caso porque yo soy las que más mola en el mundo mundial" De verdad, ¿era necesario hacer que Tris se convirtiera en una prepotente insoportable? La he cogido una manía enorme en este libro, en la vida real no soporto a la gente así, y en el literario menos todavía. 

Y en cuanto a Cuatro/Tobias... No entiendo nada lo que se ha hecho con él, aún menos que con Tris. En la primera novela le vemos como un chico fuerte, que no se deja manipular, que sabe cuidarse solito... Ya en ele segundo, pierde un poco de su magia pero ¿en el tercero? ¿Por qué si se puede saber le convertimos de repente en una marioneta que no sabe hacer nada sin Tris? ¿Por qué le convertimos en un personaje que parece que está absolutamente perdido y no sabe de qué bando estar? No sé... Sinceramente, a él en los primeros libros se le ve con unos ideales que parece que pierde en este... y para mí eso no es una evolución de un personaje, es como dar un paso atrás.... Creo que este personajes sólo es interesante en el primer libro, en los demás pierde por momentos. 

Y por el último, el desenlace de la trama (que no diré) a mí no me ha parecido para nada sorprendente como muchos dicen. Creo que estaba claro (y teniendo en cuenta el historial de cierto personaje) eso era lo que iba a ocurrir.

Sé que nadie va a estar de acuerdo, en que es una novela mala, porque TODAS las reseñas que he leído dicen lo contrario. Pero a mí me ha parecido un libro malo y aburrido al máximo.

En definitiva, un final de trilogía decepcionante :(

Valoración personal: 2/5


Obabakoak

Hoy vamos con un libro que nunca me hubiera leído, o nunca hubiera acabado de haberlo empezado. Pero como estaba escasa de ideas en lo que se refiere a encontrar un libro con O, no tuve más remedio que leer este. No creo que vuelva a hacer más el reto El Nombre de tu blog, porque me he dado cuenta que el título de un libro no debe de ser una razón para leerlo. Sólo me ha traído quebraderos de cabeza para conseguir acabarlo, porque a mi a cabezota me gana poca gente, y como me proponga un reto hasta que no lo consigo no paro. Y así, por ese motivo (y porque detesto dejar los libros a medias) me leí esta novela, que muchos consideran un obra de arte, pero que a mí (lo siento mucho) no me ha gustado.




Obabakoak reúne las apasionantes historias de los habitantes del territorio de Obaba: el profesor de geografía que recuerda su extraña relación amorosa con una chica que sólo conoce en sus cartas, la joven maestra que tiene que aprender a combatir la soledad a lo largo de un frío invierno, la relación de un canónigo con un niño perdido en el bosque, el escritor que da un giro a su vida cuando descubre un detalle asombroso en la ampliación de una vieja foto de la escuela... Bernardo Atxaga hila con maestría todas estas historias, y las que nos cuentan sus personajes, para celebrar el poder de la palabra: las viejas cartas donde se consignan los secretos y las confesiones más íntimas, los recuerdos, los libros que nos llevan a otros lugares —las frías calles de Hamburgo, los verdes prados de Euskadi, la selva de la Amazonia— y que nos tienden una mano para rescatarnos de la soledad.


Hay una razón básica y clara por la que este libro no me ha gustado. Y es la atención. Me pasa con todo. Con series, libros, películas... No me gustan las historias que tienen cortes, las historias que no tienen una continuidad. Por ejemplo las series, no me gustan esas series que tienen un capítulos de 40 minutos y el de la semana siguiente es un capítulo que no tiene nada que ver con lo anterior, porque eso no me engancha, y pierdo el interés y la capacidad de atención se convierte en algo muy limitado para mí.  Y eso es lo que pasa con esta novela. Son una sucesión tras otras de historias (historias bonitas sí), pero sin relación entre ellas... Y por eso no me ha gustado la novela. La narrativa que tiene es increíble y además nos permite descubrir la cultura que tiene una comunidad vecina a la que a penas conocemos: El País Vasco. Porque esta novela (como ya lo hizo en su día El Guardián Invisible) me ha hecho darme cuenta de su tradición y de las fantásticas leyendas y mitología que esconde ese maravilloso lugar. Y eso sí que se lo debemos de reconocer a la novela. 

Pero la estructura no me ha gustado. Considero que es un libro divertido para leer de vez en cuando, como hago yo con Las Mil y una noches (creo que hay un cuento de este libro en Obabakoak por cierto, pero como no quiero que mi ignorancia se note mucho no lo quiero poner en grande) que poco a poco sé que lo terminaré algún día. Pero no me parece una novela para leer de seguido. Yo incluso tengo que admitir que algún cuento me lo salté... porque cuando llevas ya 15 cuentos el 16 me resultó infumable...

La novela está divida en tres partes, con un total de 26 cuentos. Cada una de las partes se supone que evoca diferentes momentos relacionados con la vida y las diferentes situaciones que nos podemos encontrar a lo largo de ésta, e incluso debates literarios (los cuales sí han sido muy interesantes) : la infancia, la búsqueda personal, la aventura literaria, el plagio....

En definitiva, que mi opinión y puntuación no os echen para atrás de verdad... A mí no me ha gustado porque me falta la continuidad de la historia... Pero hay que reconocer que la narrativa es excelente y algunos cuentos son geniales.

Valoración personal:2/5
 



Agua para elefantes

Llevaba mucho tiempo queriendo leer este libro, desde que supe de su existencia debido a la película. Sí, es horrible enterarte a veces de que existen ciertos libros de ese modo, pero es un modo al fin y al cabo. Nunca vi la peli ya que antes quería leer la novela, y así es como, bastantes años después, al fin me decidí a leerlo. O tal vez tenga la culpa el reto El Nombre de tu blog. Sí, eso también puede ser.





Todos hemos querido cambiar de vida, todos hemos querido huir alguna vez. Cuando el joven Jacob pierde todo, su familia y su futuro, y el mundo entero parece al borde del abismo en los difíciles años treinta, se aventura en un circo ambulante para trabajar como veterinario. Transcurren años de penuria y crueldad, pero también de ensueño y plenitud, pues Jacob encuentra en el deslumbrante espectáculo de los hermanos Banzini la amistad, al amor de su vida y a la traviesa elefanta Rosie. Han transcurrido ya muchos años, pero Jacob no se resigna a la postración que el destino le depara. Con renovada valentía nos revelará un secreto impactante y decidirá emprender nuevas andanzas, cueste lo que cueste. Sara Gruen, con un estilo apasionado y vibrante, ha escrito una novela aclamada por millones de libreros y lectores. Romance, lucha, asesinato, tragedia y humor integran el cartel de esta gran función que conmueve y asombra por igual.


Nunca me ha gustado el circo. Y por ello nunca he mostrado un excesivo interés en el tema. Pero debo de reconocer que esta novela nos adentra en un mundo del que sabemos muy poco, y hace que nos demos cuenta, que el circo al fin y al cabo es un arte. Un lugar donde conviven ARTISTAS, y en los que cada uno tiene que hacer su papel para que todo salga perfecto y las personas puedas disfrutar sin saber todo el trabajo y trapos sucios que hay por detrás. La autora nos muestra datos curiosos sobre el circo, y nos muestra su historia, con situaciones reales y acontecimientos que realmente existieron. La verdad, que el circo sigue sin gustarme en demasía, pero desde que he leído este libro tengo un respeto por él que antes no tenía, pues no sabía lo que verdaderamente significaba. 

Y para mi gusto, esto que acabo de comentar es lo único destacable del libro. Que conocemos desde dentro un mundo desconocido para muchos de nosotros. Porque luego la novela en sí... Ni fu ni fa (si me permitís la expresión). No es un libro malo, al fin y al cabo su lectura es muy ágil. Pero no tiene mucho más que contar. La historia de amor para mi gusto es muy sosa. Sólo un par de encuentros entre los protagonistas, que con sólo un par de miradas ya se profesan amor eterno y lealtad absoluta, con el problema de que ella está casada con un maltratador y ambos tardarán un poco más en conseguir estar juntos... ¿o no llegarán nunca a estar juntos? Eso lo tendréis que descubrir vosotros. 

Me ha encantado el amor que nuestro protagonista Jacob le profesa a los animales, y en especial al elefante, animal que sí que ha hecho que se me caigan un par de lagrimillas debido a los horribles sucesos que le tocará vivir. 

La novela se desarrolla en dos tiempos. Por un lado nos encontramos ante Jacob con 90 años, que vive en una residencia, y es a través del cual descubrimos lo que significa el paso del tiempo y el llegar al final de la vida sin poder hacer nada para evitarlo. Este Jacob de 90 años, ve desde la ventana de su residencia la llegada de un circo, y ese circo es el que despierta en él antiguos recuerdos que le llevarán a revivir su época circense, en la que conoció al gran amor de su vida. 

En definitiva, no es una novela deslumbrante que te dejará sin respiración ni mucho menos. Pero es un novela muy tierna, que derrocha amor páginas tras página (ya sea por los animales, por la mujer inalcanzable, por el gusto a la vida...) y que te puede dejar un buen sabor de boca. Aunque sigo pensando que le falta un poco de pasión a la historia de amor, lo cual para mí, es el gran fallo de esta tierna historia. 

Valoración personal: 3/5