Un mundo feliz

Con la lectura de esa novela doy por finalizada las lecturas distópicas por excelencia. Un género que cada día me gusta más y más, porque es apasionante e increíble la crítica que esconden en su interior. Y de todas ellas, debo reconocer que esta es la que más me ha gustado sin lugar a dudas. La historia, los personajes, y el horror que se escondía en sus páginas me ha hecho no poder soltar la novela ni para hacer la comida, a pesar de que me edición era un tanto horrible y las letras era cada cual de un tamaño, lo cual me indignó muchísimo porque el libro no me costó para nada poco dinero. Pero bueno. Con esta novela debo decir que finalizo mi reto 12 meses, 12 libros. Allá vamos con la reseña.




En este libro visionario escrito en 1932, Aldous Huxley imagina una sociedad que utilizaría la genética y el clonaje para el condicionamiento y el control de los individuos. En esta sociedad futurista, todos los niños son concebidos en probetas. Ellos son genéticamente condicionados para pertenecer a una de las 5 categorías de población. De la más inteligente a la más estupida: les Alpha (la elite), los Betas (los ejecutantes), los Gammas (los empleados subalternos), los Deltas y los Epsilones (destinados a trabajos arduos). "El mundo feliz" describe también lo que seria una dictadura perfecta que tendría la apariencia de una democracia, una cárcel sin muros en el cual los prisioneros no sonarían en evadirse. Un sistema de esclavitud donde, gracias al sistema de consumo y el entretenimiento, los esclavos "tendrían el amor de su servitud".


Siempre que leo novelas distópicas me lleno de horror porque siempre veo muy cercano lo que ocurre en ellas. Esta novela trata sobre eliminar los yo individuales, aprender a no existir como personas independientes para que sólo podamos tomar conciencia de nosotros como un todo, vernos dentro de una sociedad donde todos somos iguales, vestimos igual, y pensamos igual. La individualidad ha muerto señores. Ya no podemos pensar por nosotros mismos, sino que pensamos en torno a una enseñanza preestablecida desde que somos niños, en la cual eliminamos todos nuestros sentimientos y dejamos de sentir y preocuparnos por los demás. Sí, terrorífico. Pero pensemos fríamente... ¿No es algo que ya está ocurriendo? ¿No hemos perdido nuestra personalidad por el horrible monstruo llamado consumismo? ¿No vamos todos iguales? Y el que es diferente... ¿No es visto como un bicho raro al que es mejor no juntarse porque no piensa como tú y tiene ideas independientes que no pueden llegar a encajar en esta sociedad? Quizá aún todo esto no esté ocurriendo al 100%, pero vamos a darle tiempo al tiempo queridos amigos. 

Ahora vivimos en un mundo donde hay una total y absoluta falta de empatía hacia todo lo que ocurre a personas ajenas a nosotros, en el que cerramos los ojos, miramos a otro lado y nos creemos que todo está solucionado, donde sólo importa un canon establecido de belleza, un mundo dividido en unas clases muy marcadas, del que apenas podemos salir. Sí, estoy hablando de los principales conceptos y puntos del libro que nos hace pensar, pero yo veo un paralelismo sorprendente con el mundo real en el que algunos vivimos. 

Una novela para pensar, llena de críticas sociales y advertencias, que nos indica claramente el rumbo que no debemos seguir, pero que sin lugar a dudas estamos siguiendo. Recomiendo esta novela a todo el mundo, porque a veces es necesario parar y pensar, y replantearse qué estamos haciendo con el mundo. Y si una novela nos ayuda a pensar en esas cosas, bienvenida sea. 


Valoración personal: 4/5


5 comentarios :

  1. Me alegro de que te haya gustado. A mí no me dice mucho, al verdad. Estas novelas me "alteran" un poco.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Tengo pendiente su lectura desde hace mucho, al igual que la de otro clásico del género como es 1984. Me alegra ver que te ha gustado, y tu recomendación me anima más a leerla.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  3. Mi distopía preferida es "1984" pero la que aquí reseñas también me "gustó" mucho. Y tienes razón, da miedo pensar lo cerca que estamos (y cada vez más) de acabar viviendo en una distopía de la que hablan estas novelas.

    ResponderEliminar
  4. No conocía esta denominación de distópica...este libro que nos traes me llamó la atención hace tiempo y al igual que 1984 lo tengo en mi lista de pendientes.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Este libro yo lo leí hace muchísimo tiempo y aún lo recuerdo como uno de los mejores libros de ciencia ficción que yo haya leído, todo un clásico que cualquier aficionado a este género debería leer. Nos leemos

    ResponderEliminar