La princesa prometida

Hablar de este libro es complicado, ya que la edición que yo me he leído (y la que casi todo el mundo ha leído), es un resumen de la novela original  Yo no sabía esto, pero cuando empiezas a leer y ves que el autor está hablando directamente contigo, contándote una historia rara de su vida, uno piensa: ¿ y aquí donde se encuentra esa historia que vi hace tantos años en mi pequeña caja tonta? Y según sigues leyendo, absolutamente intrigada porque no sabes donde están Westley y Buttercup y te empiezas a cabrear porque ese no es libro que tú querías, descubres que William Goldman lo que ha hecho es un resumen de la novela de Morgensen, en el que se ha omitido muchos pasajes que no tenían que ver con la historia principal, tales como descripciones de lugares, de costumbres propias del lugar donde transcurre toda la historia... para dejar únicamente lo relativo a la historia de nuestros adorables (y a veces odiados) protagonistas. Cuando descubres eso, y te das cuenta de que es un introducción, entonces comienza la verdadera historia. 


La bella Buttercup jura amor eterno a Westley, que parte en busca de fortuna y es asesinado por unos piratas. La doncella, obligada, se promete al príncipe Humperdinck de Florin, un bellaco al cual sólo le interesa la caza. El mejor esgrimista, el hombre más inteligente y el más fuerte del mundo son contratados por los enemigos de Florin para raptar a Buttercup. En la huida, sufren la incansable persecución de un encapuchado que los retará uno a uno en su propio terreno



Novela mágica repleta de aventuras, aventuras de esas que terminan siendo épicas. Vale sí, es previsible, pero... ¿qué más da? Es una historia a la que no le falta de nada: amor, luchas, realeza, muerte, dolor... MUCHO HUMOR. En ningún momento se hace pesada la novela. La acción comienza en la página 10 y no acaba hasta que aparece la palabra FIN, y ni siquiera en ese momento acaba (los que lo hayáis leído sabéis a que me refiero). Es una novela asombrosamente entretenida. 

Una historia para pequeños y mayores. Para pequeños porque es una gran novela de aventuras, de esas que ya no se escriben; y para mayores porque a veces necesitamos estas historias para escpar de nuestra rutina, para reír, para soñar, y para gritar junto a Íñigo su famosa frase:

Me llamo Íñigo de Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir. 

Fantástica frase allá donde las haya, que nos marca el inicio de un duelo épico.


Yo vi la película antes de leer la novela. Y la novela es (aunque la película me encante) cien veces mejor. Sobre todo, porque si leemos entre líneas, podemos darnos cuenta de que el libro es una sátira y una dura crítica a los cuentos clásicos de hadas, lo que se manifiesta en el pasaje El Zoo de la muerte, que no aparece en la película, y es simplemente magnífico. 

En definitiva, una novela maravillosa con la que disfrutaréis como niños pequeños. Si aún no la habéis leído, ¿a qué esperáis para abrir un libro que os llevará a unas tierras lejanas y mágicas y que os harán vivir una aventura con la que nunca habíais soñado?

Valoración personal: 4/5

2 comentarios :

  1. Yo vi la película es muy dulce no sabia que había libro un beso y te me cuidas

    ResponderEliminar
  2. No es que hayas leído una versión resumida. Es la versión original. Pero es así. El autor hace ese juego como si fuera un resumen de otro libro. Algo parecido a lo que hace Cervantes en el Quijote, que dice que ha hecho la historia a partir de unos papeles que encontró.
    ¡Gran libro y bonito cuento!

    ResponderEliminar