Domingos de cine #1

Llevo mucho tiempo queriendo inaugurar esta sección, y la llevo dejando varias semanas porque tenía que empezarla con uno de mis libros favoritos. Se trata de una sección semanal donde daré una pequeña opinión de lo que me han parecido las pelis que he visto a lo largo de la semana. Y aunque esta semana he ido dos veces al cine, quiero que esta peli tenga una entrada propia, porque amo el libro, y porque la película me ha enamorado. Porque adoro a esta actriz y amo a su personaje. 
                           -------------------------------------------------------



Nos sentamos en las butacas. Cogemos palomitas. Y de repente se abre el telón. Da comienzo la mayor representación teatral de todos los tiempos. La representación de la vida. En la vida en sociedad es cuando todos tenemos que elegir qué papel vamos a representar, qué personaje vamos a ser, y vamos a llevar ese papel hasta el final, pase lo que pase, y cueste lo que cueste. 

Y así, de esa forma visual tan maravillosa, con todas las escenas donde el personaje principal es LA HIPOCRESÍA, así refleja Joe Wright la esencia de Anna Karenina. Yo pensaba que reflejar esa sociedad tan banal y decadente que Tolstoi nos relata en su novela era prácticamente imposible, pero él lo ha sabido captar a la perfección. La principal crítica que se esconde en la obra de Tolstoi ha sido llevada al cine de una manera sublime, visualmente hablando. 

Por otro lado, está el contrapunto que refleja Lyovin. Éste representa el papel de la persona que desea escapar de ese mundo de bailes en sociedad y de hipocresía donde nadie es quien dice ser. Por eso mismo todas sus escenas son al aire libre. No como Anna. La cual, según va avanzando la novela la vemos cada vez más encerrada entre los muros de un teatro, esos muros que reflejas que se ahoga, esos muros que representan a la sociedad que la condena por amar. Esa locura que infunden esos muros son los que se irán adueñando de ella poco a poco, y nosotros somos testigos de ese cambio. 

Una puesta en escena fascinante. Una película en la que parece que estamos asistiendo a un ballet, con unos cambios de escena absolutamente rítmicos, que te transportan de una a otra escena como si fueras una marioneta en manos del director. 

La película refleja perfectamente la esencia de Anna Karenina. Una maravillosa adaptación que no debéis perderos. 


Valoración personal: 4/5

En su día hice la reseña de Anna Karenina, si queréis verla solo tenéis que hacer click aquí



9 comentarios :

  1. Tengo pendiente esta película por ver.
    No he leído la novela (la tengo en mi lista de clásicos para leer), pero conozco la historia.
    A ver qué tal está!

    ResponderEliminar
  2. ayyyy, yo estoy esperando a que se estrene en mi pais :(
    gracias por tu opinion, sin dudas la voy a ver.
    besos!

    ResponderEliminar
  3. Tengo unas ganas de ver esta pelo... a parte Keira me encanta como actriz desde que la vi en Orgullo y Prejuicio ;)

    ResponderEliminar
  4. Uy yo aun no la he visto, pero tengo ganas gracias por la reseña

    ResponderEliminar
  5. Totalmente deacuerdo, me encantó la película. Los cambios de escena son increibles, te sientes llevado de un sitio a otro, como si te movieran por el aire y te fueran dejando delante de las escenas, una detras de otra :D

    Y muy bien retratada la falsedad de la alta sociedad, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  6. Ohhh a esta película le tengo muchas ganas :) me alegro de la buena crítica :)
    Un beso, me paso <3

    ResponderEliminar
  7. Tienes un premio en mi blog
    http://unahistoriaentremuchas.blogspot.mx/2013/03/premio-comparte-7-cosas-sobre-ti.html
    Saludos:D

    ResponderEliminar
  8. Hay que tener mucho cuidado con los sentimientos, saber interpretarlos, como si de música se trataran. La de la reciente adaptación de Anna Karenina, sobre el clásico de Tolstoi, a menudo suena demasiado exagerada y vacía. Me quieres, no me quieres. Eso sí, la puesta en escena es grandiosa y original, en particular las escenas de baile, te dejas llevar imaginándote que si uno fuera tan gracilmente liviano... Un saludo!!!

    ResponderEliminar

  9. La vi el otro día, es una versión rara, y deja muy claro que la que tiene la culpa de que todo acabe mal es ella, no recuerdo si en el libro es así, tendré que volver al leerlo.
    He visto versiones mas antiguas que me gustaron mas. Quizás es por la forma de plantearlo esta vez, como en un teatro y con pocos exteriores, me agobio un poco.
    Besos

    ResponderEliminar